Falleció ayer en París la directora belga Chantal Akerman

El adiós a una mujer del cine

A los 75 años falleció ayer en París, al parecer por suicidio, la directora belga Chantal Akerman, cineasta experimental y feminista cuya obra se extendió a lo largo de más de 40 años. En Uruguay se conoció su obra.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Chantal Akerman.

Nacida en Bruselas el 6 de junio de 1950, en el seno de una familia de judíos polacos, Akerman quedó deslumbrada cuando a los quince años vio Pierrot el loco (1965) de Jean-Luc Godard y decidió que quería convertirse en realizadora.

Estudió fugazmente en el Institut National Supérieur des Arts du Spectacle et des Techniques de Diffusion de Bélgica, y pronto lo abandonó para dedicarse a filmar. En 1971 llamó la atención con el corto Saute ma ville, premiado en Oberhausen. Vivió un tiempo en Estados Unidos, donde conoció la obra de vanguardistas como Stan Brakhage, Jonas Mekas, Andy Warhol y Michael Snow. De vuelta a Europa (Bélgica y París) hizo otras cosas. La consagración internacional le llegó en 1975 con Jeanne Dielman, 23, Quai du Commerce, 1080 Bruxelles, sobre una joven viuda forzada a la prostitución.

Su registro fue muy amplio, de la comedia al drama, del experimento de lenguaje a formulaciones más clásicas, y una persistente inquietud social (la situación de la mujer, la inmigración, el racismo. Solamente un film suyo (Un diván en Nueva York, 1996) se estrenó comercialmente en el Uruguay, y algunos más (como La locura de Almayer, 2011, sobre novela de Joseph Conrad) se vieron en el circuito cultural. Deja sin estrenar su último trabajo, No Home Movie.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)