Redmayne y Keaton se perfilan como adversarios parejos

Actores que rivalizan en la carrera por el Oscar

Hay rubros en los que la contienda por el premio de la Academia parece ya saldada, pero el de mejor actor protagónico no es uno de ellos. Afinando un poco la observación puede sostenerse que Eddie Redmayne (por La teoría del todo) corre con una levísima ventaja sobre Michael Keaton (por Birdman), pero ésta es una categoría en la que la cautela puede ser la actitud más recomendable.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Eddie Redmayne le dio a la película una de cuatro nominaciones a los Globo de Oro.

Ambos están muy bien en sus respectivos papeles, y que cualquiera de los dos se lleve la estatuilla no resultaría realmente una injusticia. Conviene sopesar con cierto cuidado los motivos que podrían impulsar a los votantes de la Academia a volcarse por uno u otro de ellos.

Veamos en primer lugar los antecedentes. Por su trabajo, Redmayne ganó el Globo de Oro a mejor actor dramático, el Bafta, el premio del Sindicato de Actores de los Estados Unidos, el de la Asociación de Críticos LGBT del Entretenimiento, el Hollywood Film Award, los de los críticos "online" de Nueva York y Washington, y los festivales de Mill Valley, Palm Springs, Santa Barbara y Tallinn. Por su parte, Keaton se llevó un Globo de Oro como actor de comedia, el premio de la Asociación de Mujeres Periodistas, el Australian Film Institute, el National Film of Reviews, el Awards Circuit Com-munity, el Gotham Award, el de las asociaciones de críticos de Boston, las radios norteamericanas, Chicago, Dallas Forth Worth, y los festivales de Chicago, Detroit, Florida, Iowa, Kansas, Las Vegas, Londres, Oklahoma, Phoenix, San Francisco y Utah.

Los números parecen correr por el lado de Keaton. A favor de Redmayne, que ganó algunos premios menos, corresponde señalar empero que se llevó varios de los más imortantes (el Bafta, el Globo de Oro a actor dramático (que tiene más peso que el de actor de comedia), y sobre todos el del Sincato de Actores. Es cierto que esta última institución otorgó un premio al conjunto del elenco de Birdman, pero optó por Redmayne a la hora de galardonar una labor individual. En la práctica es un empate.

¿Qué puede llevar a los votantes de la Academia a elegir uno u otro? Redmayne tiene a a su favor con el hecho de encarnar, con toda clase de detalles exteriores extremadamente cuidados (las deformaciones de os movimientos, los cambios en la forma de hablar, el progresivo deterioro general), a un enfermo de Lou Gehrig. Su labor no solamente es muy buena sino también "espectacular" en el sentido de muy vistosa. Al Tío Oscar le encantan ese tipo de trabajos.

Lo de Keaton es más sobrio, pero hay un factor extracinematográfico que puede ayudarlo: Birdman constituye su regreso a un papel "importante" luego de los quince minutos de fama de veinte años atrás, y la medianía de la carrera que vino después. Los juradosos pueden apreciar acaso ese esfuerzo por hacer algo "serio", como apreciaron al Michael Rourke de El luchador luego de la colección de mediocridades que Michael Rourke había perpetrado durante mucho tiempo (recordemos de todos modos que a Rourke le alcanzó para el Globo de Oro, pero se quedó sin la estatuilla del Oscar).

Las revistas y sitios especializados norteamericanos están igualmente divididos. Variety y el sitio Deadline se vuelcan por Redmayne. The Hollywood Reporter se juega a Keaton. Y el público, que sensatamente suele no compartir la opinión de los críticos, favorece a Keaton (encuestas del IMDB y de Empire, por ejemplo).

El resto de la competencia no parece competencia. Es muy respetable lo que Benjamin Cumberbatch hace en El código Enigma, es demasiado plano el personaje de Bradley Cooper en Francotirador (aunque el actor lo saque adelante con suficiencia), y aunque Steve Carell hace algo distinto en Foxcatcher (eso siempre ayuda), casi nadie está apostando por él. Si alguno de ellos llega a ganar será una real sorpresa. Pero con respecto a los dos favoritos es mejor no hacer afirmaciones categóricas.

Vea el especial que está realizando El País sobre los Oscar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados