CINE

Un actor galardonado con un nuevo proyecto bajo el brazo

Ethan Hawke, premiado en San Sebastián, estrena “Los siete magníficos”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hawke asegura que espera recibir más premios Donostia en su carrera. Foto: EFE

El actor, escritor y director estadounidense Ethan Hawke recibió el sábado en España el Premio Donostia de carácter honorífico, en el marco del 64° Festival de San Sebastián y por una trayectoria en la que asegura haber aprendido que la clave del éxito es "no destruirte a ti mismo".

"Recuerdo ser muy joven y darme cuenta de que en esta profesión, si lográs no destruirte a ti mismo, tener suficiente autocontrol, las opciones de tener éxito y desarrollar plenamente tus talentos se maximizan", aseguró en una entrevista.

"La historia está llena de artistas que acaban mal y no es por la rueda de la fortuna, sino por cosas que suceden dentro de uno mismo", añadió.

El actor de La sociedad de los poetas muertos y la trilogía de amor de Richard Linklater, presentó fuera de concurso en San Sebastián su última película, una nueva versión del western Los siete magníficos dirigida por Antoine Fuqua, con quien ya trabajó en Día de entrenamiento y Los mejores de Brooklyn. En Uruguay se estrena este jueves.

"Acepté para trabajar con Denzel Washington, que es uno de los mayores actores de nuestro tiempo: es como jugar al básquetbol con Michael Jordan, todo lo que hace es de un nivel altísimo", señaló el actor, cuatro veces nominado al Oscar.

Hawke reconoce que este tipo de superproducciones comerciales no le interesaban cuando era más joven. "Pero ahora creo que si puedes hacerlo con gente talentosa, tienes mucho que ganar. No se trata de cuánto dinero hay detrás de un proyecto, lo bueno es que hemos podido hacer nuestra propia película", asegura.

Los siete magníficos es una película que reelabora a base de diversidad racial en su reparto —que también cuenta con Chris Prat y Peter Sarsgaard, entre otros— tanto la versión de John Sturges de 1960 como la cinta original de Akira Kurosawa, Los siete samuráis.

"El mito en el que se basa la película es que los débiles heredarán la tierra", explica Hawke. "Uno de los significados de la palabra samurai es el de servir a los otros, y eso es lo que hacen estos forajidos, se reúnen para servir a los demás".

Cuestionado durante una rueda de prensa sobre si cree que el largometraje, con numerosas escenas de violencia, le habría gustado a Donald Trump, admite que es muy posible. "Seguro que le gustaría, pero lo que él no sabe es que esta película va de que la gente se reúna para luchar contra personas como él. Trump sería el personaje de Saarsgard (el villano), sin duda", reflexiona.

A sus 45 años Hawke es, junto con Ewan McGregor, uno de los actores más jóvenes en recibir el Premio Donostia, que tuvieron en su día actores de la talla de Bette Davis, Anthony Perkins o Susan Sarandon.

Con solo 14 años rodó su primera película, Los exploradores, del director de Gremlins Joe Dante. Dice que ya entonces aprendió una de las grandes lecciones de su vida: "Se esperaba que la película fuera un enorme taquillazo, pero no aguantó ni un fin de semana. "Fue una gran lección para un chico de 14 años, mi primera exposición al negocio del cine, la prueba de fuego, y entender que si no puedes afrontar el fracaso no podrás con el éxito".

Las lecciones, aunque paradójicas, no acaban ahí. "Tardé años en recuperarme de aquello y volver a un casting y ahora resulta que quieren hacer una nueva versión. Es fascinante, parece que si esperas lo suficiente a la gente le puede gustar cualquier cosa", señala irónico.

Aparte de sus más de 60 títulos como intérprete, ha dirigido tres largometrajes —el último un documental sobre el pianista Seymour Bernstein— y recientemente ha publicado la novela gráfica Indeh, sobre las guerras apaches de finales del siglo XIX. El año que viene estrenará lo nuevo de Luc Besson, Valerian and the City of a Thousand Planets, y está convencido de que aún le quedan muchos retos cinematográficos para enfrentar por delante.

"Mi esperanza es llegar a ser la primera persona que gane el premio Donostia dos veces. Trabajar otros 30 años y volver aquí a recoger otro con 75 años", aseguró tras recibir ese reconocimiento por primera vez en su carrera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)