CRÍTICA - CINE

¿Qué hace un actor así en un sitio como este?

Bus 657- El rescate del siglo [**].Estados Unidos, 2015. Estados Unidos/República Checa/Canadá/Alemania. 2004. Título original: Heist. Dirección: Scott Mann. Guión: Stephen C. Sepher y Max Adams Fotografía: Brandon Cox. Música: James Edward Barker, Tim Despic. Edición: Robert Dalva. Con: Jeffrey Dean Morgan, Gina Carano, Robert De Niro, Dave Bautista, Kate Bosworth, Morris Chestnut. Duración: 93 minutos. Estreno: 8 de abril

El eterno femenino de una imaginativa pintora
De Niro vuelve a recurrir a su conocida composición de mafioso. Foto: Difusión.

Es una pena que Robert De Niro haya perdido el respeto por el prestigio de su carrera cinematográfica. Aquel que supo ser el más grande actor de su generación, ahora tiene dos películas en cartel de esas que no están a la altura de su nombre: Mi abuelo es un peligro (hasta el nombre es tremendo) y el estreno de esta semana.

Bus 657. El rescate del siglo, una película de acción tan de fórmula que hace aún más dolorosa su presencia.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

No es que esta película dirigida por Scott Mann sea particularmente peor que otras de su filmografía reciente, es que no se entiende por qué De Niro se presta a cosas así. Alguien podrá pensar que Pasante de moda no es para enorgullecerse pero esa comedia estaba bastante bien y De Niro por lo menos evitaba en piloto automático. También es una excepción Joy, uno de esos proyectos en que se ve cierto compromiso ileso.

Pero seguro que no podrá decirse lo mismo de algunas de las últimas películas suyas estrenadas en Uruguay: Ajuste de cuentas (una avivada que unía a Rocky con Toro Salvaje), Familia peligrosa, Último viaje a Las Vegas, Luces rojas, Asesinos de elite, entre otras. Hay otras similares que ni siquiera consiguieron distribución internacional en cines. Todo muy lejos de El Padrino o Buenos Muchachos.

En Bus 657, además, se obliga a sí mismo a repetir su rutina más lucrativa. En este caso es John Pope, el mafioso dueño de un casino que no le puede perdonar que lo robe un empleado con hija enferma que necesita urgente el dinero. Es un papel secundario (el protagonista es el padre desesperado interpretado por Jeffrey Dean Morgan, un actor con presencia) en una historia que a pesar de tener un giro interesante en su resolución, no es más que un policial varonil, sin mucho para ofrecer. Lo mejor, incluso, es cuando aparece De Niro. Así estamos.

Habría que culpar a un guión inverosímil, a mucha cosa ya vista y un aire general de un artefacto barato que aprovecha todo lo que puede a De Niro. Pero eso ya no alcanza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados