Cine

El actor que apuntó alto con carisma y talento

El actor y director Danny DeVito recibirá el Premio Donostia en el festival español.

Danny Devito
Danny Devito

La primera vez que notamos a Danny DeVito en una película fue nada menos que en Atrapado sin salida. Allí era Martini, uno de los internos de aquel manicomio que estaba representando a los Estados Unidos de la década de 1970.

Ahora se anunció que DeVito, quien en estos 40 años de carrera ha sido actor, director, productor y una estrella de Hollywood, será distinguido con un Premio Donostia en la próxima edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que se celebrará entre el 21 y el 29 de septiembre.

DeVito recogerá ese galardón, con el que el certamen reconoce cada año la trayectoria de uno o varios profesionales del cine, en una gala que se celebrará en el Palacio Kursaal el 22 de setiembre. Es el segundo Premio Donostia que el Festival anuncia para esta 66 edición: el otro irá para el director japonés Hirokazu Kore-eda, último ganador de la Palma de Oro en Cannes con Shoplifters.

Como parte del galardón a DeVito, el día 23 el festival proyectará la película de animación "Smallfoot", en la que el actor presta su voz a uno de los personajes.

Nacido en Neptune, Nueva Jersey, en 1944, tiene más de 50 películas como actor, entre las que hay varios clásicos. Además de Atrapado sin salida, una filmografía básica de DeVito debe incluir La guerra de los Roses (1989), La locuras de Andy (1999) y Batman regresa (1992), en la que fue el Pingüino. Su larga carrera como actor le ha permitido trabajar a las órdenes de prestigiosos directores como Milos Forman, Brian De Palma, Robert Zemeckis, Tim Burton, Francis Ford Coppola y Todd Solondz.

El próximo año se estrenará su última película como actor, la esperada versión de Dumbo de Burton, con quien trabajó también en El gran pez.
Lo único que se puede ver de su carrera como actor en los servicios de streaming es The Rainmaker de Francis Ford Coppola y su participación en The Lorax. Ambas están en Netflix.

SAN SEBASTIÁN

Otro homenaje y las películas uruguayas

El festival de San Sebastián otorgará también su Premio Donostia al japonés Hirokazu Kore-eda, cuya Shoplifters se alzó el año pasado con la Palma de Oro en Cannes. Kore-eda será el primer director asiático en recibir este galardón honorífico.

El certamen también recibirá películas con producción uruguaya. Por el Premio Horizontes competirán La noche de 12 años de Álvaro Brechner; Las herederas de Marcelo Martinossi y El motoarrebatador de Agustín Toscando. También se mostrarán las óperas primas Los tibuornes de Lucía Garibaldi y Mateína, de Joaquín Peñagaricano y Pablo Abdala.

Como director tiene una carrera ecléctica y espaciada con películas como La guerra de los Roses, Hoffa, un hombre, una leyenda (ambas seleccionadas en la competición oficial del Festival de Berlín), así como Tira a mamá del tren (1987), Duplex y Matilda (1996), basada en el libro de Roald Dhal. Duplex se puede ver en el servicio básico de NSNow y en la aplicación de Fox. En Netflix está Matilda.

Su única nominación al Oscar la consiguió como productor de Erin Brockovich (2000), que fue candidata al Oscar a mejor película. También produjo Tiempos violentos de Quentin Tarantino (1994), Gattaca (1997), Man on the Moon (de 1999 que es la autobiografía de su compañero en la serie Taxi, Andy Kaufman) y Garden State (2004), entre otras.

Con su diminuta presencia, De Vito ha encontrado un lugar e el cine. Ha tenido un largo vínculo con Michael Douglas, que fue el productor de Atrapado sin salida y ha estado bajo la dirección de DeVito en algunas de sus películas más exitosas: lo dirigió en La guerra de los Roses y lo acompañó en la saga de Dos bribones tras la esmeralda perdida y La joya del Nilo.

A Nicholson lo dirigió en Hoffa y compartió elenco con La fuerza del cariño. Con Schwarzenegger tuvo dos de sus grandes éxitos: Gemelos y Junior, dos películas disparatadas que se convirtieron en clásicos de la década de 1980.
“Amo esas películas”, le dijo a The Guardian. “Nos divertimos muchísimo. Arnie era ese tipo de persona que te está hablando todo el día gimnasia todo el día. Yo estaba luchando con mi peso y él era capaz de traer tortas de crema para el almuerzo. Ese era Arnold. Siempre de bromas”.

De Vito, alcanzó la fama precisamente por su papel en Taxi, donde se metía en la piel de Louie de Palma. En la última década volvió a la televisión con un papel recurrente en la comedia It’s Always Sunny in Philadelphia, de la señal FX.

“Soy un hombre con talento, no importa el físico. Todo el mundo no puede ser Javier Bardem y tener éxito solo por tu físico”, dijo en 2012 en una charla con los lectores de El País español

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º