TELEVISIÓN

Abre sus puertas una escuela de música televisada

A las 21:00 La Tele estrena el programa Master Class.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Bianco será la conductora y Moreira, Ripa, Canoira y Freijido los jurados. Foto: Difusión

Con una experiencia probada adaptando formatos extranjeros en nuestro país como Yo me llamo y Pequeños gigantes, La Tele apuesta este año a un programa semanal pensado para toda la familia.

Se trata del show de talentos Master Class, un formato creado en Israel que rápidamente se extendió a distintos países, siempre con éxito de audiencia. La versión uruguaya será un desafío: es la primera vez que se realizará en español.

Luego de un gran llamado en el que participaron más de 700 niños entre siete y 12 años de todo el país, se hizo una selección hasta llegar a los 16 participantes que formarán parte de la escuela de música, donde vivirán una experiencia de aprendizaje única.

En el primer episodio, que se verá esta noche, se conocerá a los finalistas, así como sus historias.

Junto a ellos se presentará el jurado integrado por el director del coro Fermata, Guillermo Freijido; las cantantes Laura Canoura y Victoria Ripa, y el compositor (y exintegrante de Rumbo, donde también estaba Canoura), Gonzalo Moreira.

El programa lo conduce Paola Bianco, que aporta experiencia, frescura y su habitual simpatía, en su regreso a conducir un tanque de La Tele.

Cada jurado tendrá a su cargo a cuatro niños para trabajar cada semana una canción que se presentará el domingo y será juzgada en una escala que va desde "bueno" a "excelente".

Los cuatro jurados coincidieron en que lo destacable es que no haya espíritu competitivo. No habrá eliminados, los 16 participantes que entran hoy se mantendrán durante las 13 galas que dure el programa. Eso sí, al final del ciclo se elegirá al mejor de la clase.

Cada uno de estos jurados buscará algo específico de cada participante. Por ejemplo Freijido dice sentirse como pez en el agua con sus más de 24 años en la docencia y una década dirigiendo Fermata.

A lo que apuntará Freijido será a enseñarles a los participantes "que la frustración es parte de todos, que hay que aprender de esos momentos para avanzar". Él lo maneja a diario en Fermata, así cuando "hay un niño que quiere tener un solo y no lo tiene, le explico que no es el momento o el tema para él, no es que no pueda". Así, Freijido intentará extrapolar esa experiencia a Master Class. "Esa es la idea, si bien acá son solistas", su intención es "trabajar desde el disfrute y el sentir la música para que no sea una obligación".

Moreira, que tiene experiencia con niños por su participación en Canciones para no dormir la siesta, apuntará a que el niño cante con su propia voz.

"Hay que encontrar la personalidad de su voz y la forma de cantar que más cómoda le quede y ayudarlos a que puedan sentir la música", dice. "No se trata de que solo cante la letra, sino que sienta lo que está cantando porque la música es unión, alegría, liberación, es expresión. Entonces buscamos la mejor expresión del niño".

Por eso y en su caso particular, Moreira intentará sacar la frescura del niño, que "es lo más lindo". No que sea un niño cantando como adulto, sino "un niño cantando como niño y si tiene una voz especial, aprovechémosla. Saquemos su personalidad vocal", agrega.

A pesar de tener una destacada carrera, la experiencia de Laura Canoura como docente es breve. Aunque aclara que sea frente a niños o adultos, "me parece que lo básico es quedarse con lo positivo que está haciendo el otro". Y si hay algún momento en el que desafinó, que no pase nada porque "son cosas que tienen que ver con los nervios", agrega.

Canoura afirma que nunca fue partidaria de la docencia bajo el rigor. "Creo que es mentira que con rigor se consiguen mejores artistas. Se consigue gente más disciplinada, pero no sé si mejores artistas", afirma. También agrega que puede reconocer con una foto "alguna cosa como el halo o el aura. Uno incluso logra ver cosas que ellos ni siquiera saben que están mostrando", señala.

La más joven del jurado, Ripa, aceptó la propuesta porque engloba dos áreas que le gustan mucho, lo educativo y la música, lo que para ella "es una combinación perfecta".

"Celebro los errores y me parece que son oportunidades para hacer cosas diferentes", dice Ripa. "Lo lindo de ser miembro de este jurado es transmitirles a los niños que estamos acá para apoyarlos a ellos y ayudarlos a potenciar todo lo que traen".

Hoy comienzan las clases y los niños ya están preparados para esta experiencia única.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)