Keira Knightley

Rostro para dramas de época

La actriz protagoniza Colette que se estrena hoy y participa en El cascanueces y los cuatro reinos que se estrena la semana próxima

Keira Knightley interpreta a la escritora francesa en Colette, que se estrena hoy en Uruguay. Foto: Difusión
Keira Knightley interpreta a la escritora francesa en Colette, que se estrena hoy en Uruguay. Foto: Difusión

A los 33 años, Keira Knightley no está lista para dar consejos de vida propios. Sin embargo, está dispuesta a compartir algunas ideas, sobre todo de su madre, la actriz, dramaturga y guionista Sharman Macdonald.

“Mi mamá me ha dicho toda la vida: ‘Keira, alza la voz y grita hasta que la gente te escuche’”, dijo Knightley durante una entrevista realizada en Toronto. “Vivo con ese lema, y seguiré alzando la voz y gritando que tengo ideas, que quiero trabajar, que quiero mejorar”.

La temporada de premios está comenzando en Hollywood, y Knightley empieza a figurar en las conversaciones sobre los premios Oscar por su actuación en Colette, película que llega hoy a los cines de Uruguay. Allí interpreta a la innovadora novelista francesa cuyas novelas ligeramente autobiográficas de Claudine se convirtieron en una sensación en la Francia del umbral del siglo XX, a pesar del hecho de que se publicaron bajo el nombre de su esposo, Willy.

Ambientada en el mundo decadente y elegante del París del siglo XX, en Colette, Knightley interpreta la autora en ciernes que lucha por obtener reconocimiento literario mientras también desafía las normas sociales y de género, y empieza a romper tabúes sexuales.

Imagen de la película Colette
Tráiler de la película "Colette" que se estrena hoy en Uruguay

“Esta es la historia de una mujer que encuentra su voz y su verdadero yo”, dijo Knightley. “Vivía con mucho valor. Sentía como si creciera cuando interpretaba a Colette. Ella no se conformaba, y siempre es emocionante actuar en un papel como ese”.

Después de haberse forjado una carrera con filmes dramáticos de época, sería comprensible que Knightley se resistiera a ofertas de hacer más películas de ese género. En efecto se rehúsa, dijo… hasta cierto punto. “Me ofrecen proyectos de época y digo: ‘¡Ah, no! No puedo hacer otro. No puedo’”, admitió la actriz. “Sin embargo, después pienso: ‘¡Pero de verdad me gustan!’”.

“Esta es la historia de una mujer que encuentra su voz y su verdadero yo”, dijo la actriz sobre su papel en "Colette"

“Son los mejores personajes que me han ofrecido, y siempre escogeré los mejores, sin importar si debo usar un vestido largo o corto”, comentó.

“También he encontrado varias maneras de evitar usar un corsé”, agregó Knightley. “Ya casi no se usan los corsés. Puedes ponerle varillas al vestido para no tener que usar uno de verdad”.

El atractivo de los dramas de época, dijo, es la perspectiva fresca que brinda mirar al pasado y analizar de dónde venimos. “Hacer que el pasado cobre vida es como resucitar a los muertos”, comentó. “Me encuentro con que mi imaginación se vuelve loca. Pienso: ‘Dios, traigámoslos de regreso y aprendamos de ellos’”, agregó.

Ese es el tipo de pensamiento que a Knightley se le da naturalmente, gracias a la familia en la que se crio. Su padre es el actor Will Knightley, su madre es dramaturga y su hermano mayor es el actor de teatro Caleb Knightley.

También es una época ocupada para Knightley, quien aparece en la nueva película familiar de Disney, El cascanueces y los cuatro reinos, que se estrenará en Uruguay el jueves 1° de noviembre.

Imagen de la película El cascanueces y los cuatro reinos
Tráiler de la película "El Cascanueces y los cuatro reinos"

Basado en el cuento de hadas clásico de E.T.A. Hoffmann, la película es protagonizada por Mackenzie Foy (fue la pequeña Renesmee Cullen en Crepúsculo: Amanecer) como Clara, una joven que viaja a un mundo mágico de soldados de galletas de jengibre y un ejército de ratones. Knightley interpreta al Hada de Azúcar, con Helen Mirren como la villana Madre Jengibre y Morgan Freeman como el misterioso Drosselmeyer.

“Siempre me ha encantado la historia de El cascanueces porque es imaginación pura”, dijo Knightley. “Este proyecto tiene todos los elementos de la historia clásica, pero es más una aventura épica de acción en vivo ambientada en este mundo sorprendentemente fantástico”.

“Literalmente pierdes la cabeza con toda esa belleza y magia”, agregó.

Si el tocado del hada parece algodón de azúcar, es porque estuvo hecho de ese material… brevemente. “Lo intentamos con algodón de azúcar de verdad”, dijo Knightley riendo, “pero fue una pesadilla. Se derretía bajo las luces y además las abejas comenzaron a seguirme por todo el plató. Fue muy divertido probar las distintas maneras para hacerme lucir como un pastel brillante. Literalmente me cubrieron de brillantina”. “La filmamos hace dos años, ¡y creo que aún hay brillantina en mi casa!”, agregó.

Con una gran carrera a cuestas, que incluye títulos como Bend It Like Beckham, la exitosa franquicia Piratas del Caribe y la comedia Realmente amor, Knightley ha recibido dos nominaciones al Oscar, como mejor actriz por Orgullo y prejuicio y como actriz de reparto por El código enigma. Aunque la actriz no se adjudica el crédito por ninguna de las películas. “Siempre he dicho que cualquier actuación que haya funcionado ha sido el resultado de una colaboración de muchas personas”, explicó Knightley. “Las películas son una conversación”.

Cuando tenía solo tres años, la joven Keira, ya le pedía a sus padres que le dejaran tener un agente. Le tomó tres años más convencerlos, y desde entonces comenzó una excelente carrera actoral.

Su primer gran papel fue en Star Wars: La amenaza fantasma (1999) como Sabe, sirvienta y doble de Padme Amidala (Natalie Portman). Sin embargo, no tenía diálogos porque -para aumentar la ilusión de que se parecía a la princesa- Portman dobló sus líneas. “Resultó que era el señuelo para Natalie Portman y me contrataron básicamente como su doble”, dijo Knightley.

Con proyectos en el futuro, Knightley dijo que sigue “buscando personajes que me inspiren, y eso no significa que deban ser santas”, concluyó Knightley. “Las mujeres que me fascinan son las moralmente ambiguas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)