Jorge Bolani se luce en un nuevo trabajo actoral: "Decadencia"

Cinco hitos en el teatro de Jorge Bolani

Los mejores momentos en más de cuatro décadas de carrera escénica

Decadencia, junto a Mariana Lobo
Decadencia, de Steven Berkoff
1. Decadencia: el actor bailarín

Un actor que se mueve con la gracia de un buen bailarín. Así se puede definir el trabajo de Jorge Bolani hace en Decadencia, que sobre texto del inglés Steven Berkoff se está dando los martes y miércoles a las 20.00 en El Galpón. El actor, acompañado por la actriz Mariana Lobo, se desdobla en dos personajes, para recorrer los vicios de una aristocracia inglesa que se ahoga en su propia decadencia. Buen conocedor de la cultura inglesa, Bolani se regodea en un trabajo actoral lleno de matices, que el público sigue fascinado pese a que la obra es mínima en su evolución argumental. La obra había sido interpretada por el misma artista hace 20 años, y su performance hoy es excelente, siendo que aquella de 1997 ya era buena.

2. Doña Ramona: el señorito del 900

Si nos remontamos para atrás en la carrera de Bolani, llegamos a 1982, aunque una década antes ya estaba trabajando en el Circular. Fue en esa compañía que el actor maduró, hasta llegar a un punto maravilloso en Doña Ramona, que sobre texto de Víctor M. Leites dirigió Jorge Curi. En ella interpretaba a un señorito uruguayo del 900, un hombre inexperiente y de carácter débil, pero acaudalado y lleno de responsabilidades y presiones familiares. Aunque todo el elenco era muy bueno, ese fue uno de los papales que lo convirtió en un actor notorio.

3. ¡Ah, machos!: el mejor humor de barrio

Seis temporadas después, en 1988, le llegó otro trabajo difícil de olvidar por su calidad, su filo y su humor. ¡Ah, machos! le permitió trabajar en profundidad un registro de personaje local, de tono machista, imaginativo y algo fanfarrón. Del registro más dramático de Doña Ramona (aunque con toques de humor), al cómico de ¡Ah, machos!, Bolani demostraba poder recorrer todo el rango de la comedia a la tragedia.

4. El viento entre los álamos: tensiones bélicas
El viento entre los álamos

Ya en el siglo XXI, Bolani siguió creciendo en su propio talento. Otro de sus papeles notables fue El viento entre los álamos. Acompañado por Pepe Vázquez y Julio Calcagno, se puso en la piel de un veterano de guerra, que vivía sus últimos días en un asilo de ancianos. Su personaje, cargado de achaques y de manías, le permitió ofrecer una actuación muy recordable, en la que el dolor llegaba a un punto de delirio que podía por momentos causar humor. Por algo la puesta tuvo volvió tantas veces a la cartelera.

5. Variaciones Meherhold: hondura psicológica
Variaciones Meyerhold

Otro registro más profundo. El 8 de febrero de 2012 en la Sala Zavala Muniz, Bolani estrenaba esta obra del argentino Eduardo Pavlovsky, con dirección de Lucio Hernández, junto a Jimena Pérez y otros actores. En el marco de la Comedia Nacional, y con la hondura que le daba el texto del psiquiatra y dramaturgo argentino, el actor de figura delgada y alta se sumía en un viaje hacia los aspectos trágicos de la vida del hombre de teatro ruso que daba nombre al espectáculo. Todo esto sin mencionar la película Whisky, que hizo que la imagen del actor recorriera el mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)