CARNAVAL 2017

Una categoría peleada que hace todo por humor

Cyranos tiene todo para retener la corona de humoristas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cyranos: buen despliegue en escena. Foto: A. Aparicio

El Carnaval es una celebración en la que está permitido subvertir el orden establecido, salirse del renglón y romper las reglas institucionalmente consagradas.

El humor —su naturaleza— permite jugar con lo impensado y recrear un mundo nuevo, aunque sea efímero y existente únicamente en la imaginación, como modo de aplacar las angustias de la vida cotidiana, cuestionar, abrir puentes de pensamiento y calibrar al alza el estado de ánimo uruguayo, que discurre entre tonalidades grisáceas y melancólicas.

Ese spleen ha generado fuertes anticuerpos a lo largo de la historia.

Por esa razón, el humor nacional se enorgullece de sus ilustres representantes en la gráfica, televisión y teatro, aunque cada vez es más difícil encontrar propuestas autóctonas en dichos ámbitos.

Con el aditamento de la masividad, el Carnaval es una de las últimas islas del humor local, y este año su categoría ha presentado un buen nivel, con una apasionante disputa por los tres cupos liguilleros, donde pujan Cyranos, Los Chobys, Sociedad Anónima y No te Comas los Morrones.

Cyranos presentó dos ruedas excelentes y es un serio aspirante a retener la corona.

Narra el recorrido de la llama olímpica por México, España, África Central, Arabia, Italia, Rusia o Australia, con una amplia gama de recursos: chistes, situaciones, enredos, momentos de absurdo, humor cantado y gags, donde un sólido elenco juvenil es llamado al primer plano para los remates.

El motor y continente de Cyranos es su teatralidad; el espeso entramado de gestos, ritmos de actuación, ambientación, luces, escenografía, vestuario y la multiplicidad de significados que cobran vida en escena, pero por fuera de lo representado a través de la palabra.

El guión también alcanza niveles de excelencia, tal como lo demuestra la permanente devolución de los espectadores, que transitan el show entre sonrisas y carcajadas. El libreto es de Maximiliano Xicart, Jimena Vázquez y Jimena Márquez.

Desafiantes.

Los Chobys, dirigidos por Leonardo Pacella, es otro de los grupos que juega fuerte en la categoría, con su clásico estilo de humor autorreferencial.

Además de contener una fuerte carga ideológica, burlarse de uno mismo es un factor que ha ganado mucho terreno en la sensibilidad de los espectadores, al punto que la respuesta en risas suele incrementarse en proporción a la crueldad de la caricatura autorreferencial trazada.

La propuesta se denomina "Chobytísima, la revista", y cuenta disparatadas historias sobre los preparativos de un espectáculo que el grupo pretende realizar en la noche porteña.

Allí afloran los errores, torpezas y frustraciones de un grupo que pone deliberadamente varios equívocos en escena, para que los espectadores se reconozcan en sus acciones más cotidianas.

La humorada "La Orgía" es uno de los puntos más altos de la temporada.

Entre sus actores sobresalen Pacella, Cacho Denis y Martín Prado. Aún está pendiente su segundo pasaje por el Collazo.

Otro animador de la categoría es Sociedad Anónima, el grupo maragato que comanda Carlos Barceló, cuya comicidad se fundamenta en el humor de situación, con personajes definidos y un mensaje subyacente que apela a la comunicación, cooperación y encuentro entre los individuos.

Sus humoradas tuvieron rendimientos opuestos en las dos ruedas. La primera, basada en la violencia del fútbol, tuvo una buena ronda inicial, pero no repitió los mismos quilates en su segundo pasaje.

Por el contrario, la escena de "Los Gauchos Patones de Cerro Ñato" tuvo una mejor segunda rueda, luego de una primera con intermitencias.

No obstante, el grupo realiza una fuerte apuesta en algunas áreas técnicas que suelen tener su peso a la hora de las puntuaciones. Su principal figura es Cléber "Pato" Esteche.

Finalmente, el grupo No te Comas los Morrones —un elenco debutante y con varias figuras jóvenes, capitaneado por Walter "Cucuzú" Brilka— aún no realizó su segundo pasaje, pero en la primera ronda su humorada sobre una terapia le dio buenos dividendos. Una actuación similar a la primera podría depositarlos en la instancia definitoria.

Segunda rueda con repuntes que dan pelea

El próximo fin de semana comenzará la liguilla, a la que clasificarán 10 murgas, cuatro parodistas, cuatro comparsas, tres humoristas y tres revistas.

La categoría que tendrá más emoción al momento de determinar los finalistas será Murgas, como resultado de la consolidación de algunas propuestas en sus segundos pasajes por el Teatro de Verano.

Los casos más notorios fueron los repuntes de Momolandia y Los Diablos Verdes, que alcanzaron actuaciones elogiables y superiores a las de la primera rueda. La Mojigata también brindó un muy buen trabajo, aunque su nivel pudo ser apreciado desde el arranque.

Al cierre de la presente edición, únicamente Don Timoteo hizo su pasaje entre las candidatas, ratificando su excelencia.

Están pendientes aún varios regresos, entre los que sobresalen La Clave, La Gran Muñeca y Cayó la Cabra.

Para ayer estaba programada la segunda rueda de los Patos Cabreros; esta noche actuará La Trasnochada, otra de las esperadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados