Carlos viana cuenta los clásicos desde otro lugar

La otra cara de "Hansel y Gretel"

Un programa infantil distinto en la Alianza americana

El eterno femenino de una imaginativa pintora
foto María Fernanda Russomagno

La temporada invernal de teatro para niños está quemando en estos días sus últimos cartuchos, y los espectáculos evalúan si van a seguir por algún fin de semana más, como a veces hacer los espectáculos más taquilleros. Uno de esos es Hansel y Gretel, que sobre el clásico relato infantil se presenta en la Alianza americana, en versión de Carlos Viana, quien también la dirige. Da sus últimas dos funciones el sábado 11 y domingo 12 a las 15 horas, y quizá vuelva a aparecer este año en la cartelera, decisión que aún se está evaluando.

“El cuento tradicional es bastante truculento, como era en esa época, y nosotros le buscamos la vuelta para encararlo por el lado del humor”, explicó a El País Viana, quien ideó un juego metadiscursivo para que el niño tomara cierta distancia de los hechos que suceden en el escenario. Así, el argumento quedó transformado en lo siguiente: un grupo de actores decide interpretar una obra para niños, y convocan a los autores de cuentos infantiles que se hacen presentes con propuestas diferentes. Desfilan por la escena un conjunto de autores, hasta que finalmente resuelven actuar Hansel y Gretel. “Ese juego de representar los papeles entrando y saliendo de los personajes se mantendrá durante toda la obra contando, logrando así la complicidad del público infantil”, afirma el director.

El relato se irá desarrollando en la tónica del humor, salpicado de canciones y bailes que irán acompañando y haciendo más divertido el camino de los personajes. El bosque, la bruja, muchos de los elementos del truculento relato, son reformulados en este espectáculo: incluso al final, el oro que descubre la dupla de niños protagonistas, será cambiado por otro elemento, para dar un paso al costado del mundo del dinero. Sin embargo, serán muchas las situaciones que deberán enfrentar Hansel y Gretel para finalmente volver a su hogar a encontrarse con los afectos y el verdadero alimento que necesitan los sueños para hacerse realidad.

Para llevar esta aventura adelante, Viana contó con Carlos Gracía en la música, la coreografía de Javier Martínez, el vestuario de Cristina Arismendi, y la escenografía de Grupo Caapora, mientras que el elenco lo integran Clara Cristóbal, Joaquín Olivera, Luciana Pasotti, Leo Perla, Cinthya Patiño y Javier Martínez. Como puntualiza Viana, la escenografía juega con un libro que va pasando las hojas, de las que salen distintos móviles, con los que se arman los decorados de las escenas. El objetivo fue buscar un efecto de escenario colorido, que deslumbre al niño y por qué no, al adulto. Viana ya había reconvertido para los niños uruguayos Caperucita roja y La bella durmiente, siendo este un paso más en su meta de abrir una reflexión en el niño sobre los tradicionales relatos infantiles.

La cita es en el Teatro Alianza, Sala China Zorrilla, en Paraguay 1217. Las entradas están a la venta en los locales ABITAB y en la boletería del teatro, desde $250.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados