TELEVISIÓN

Canadiense que divierte con voz arrastrada

Para reír en casa, el show de Norm McDonald en Netflix.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Netflix

Es uno de los comediantes más experimentados en su rubro, y aunque su cara o su nombre no tenga el mismo nivel de reconocimiento que, por ejemplo, Jerry Seinfeld o Chris Rock, McDonald es uno de los buenos. Se hizo conocido como parte del programa Saturday Night Live, pero por varias razones nunca se hizo realmente masivo.

Puede que haya influido que McDonald no parece tener la misma desmesurada ambición que muchos de sus colegas estadounidenses (él es canadiense).

También, que tiene un estilo que oscila entre la procacidad y la intelectualidad. Sus observaciones suelen tener un grado de elaboración que, más allá del vocabulario y una propensión a la autoflagelación, remiten a alguien más cerebral.

La manera en la que presenta sus monólogos en la actualidad no pretenden esconder que se trata de alguien que ya tuvo su momento más exitoso y ya está en el camino hacia abajo. Eso le da un aire de tranquilidad y confianza que lo hace aparecer auténtico y relajado. El show disponible desde hace poco en Netflix se titula El perro de Hitler, chismes y trucos, y hay que ver cómo, con una voz que se arrastra con cierta dificultad, logra unir cosas tan disparatadas como las que se aluden en el título del espectáculo. Rara vez uno se ríe a carcajadas, pero sí hay una sonrisa constante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)