HBO

Un buen show que se reinventa con gran éxito

La serie Girls va por su quinta temporada y es la mejor hasta ahora.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Shoshanna se muda a Japón y el aparentemente insulso personaje comienza a florecer. Foto: Difusión.

Durante las primeras cuatro temporadas de Girls, Internet estaba enloquecida por la serie. Los desnudos de Lena Dunham, las escenas sexuales explícitas, la ausencia de actores negros... todos los medios publicaban noticias de Girls, aunque no por las razones "correctas". Sin embargo, la quinta temporada, que va los domingos a la noche por HBO, va desarrollándose en silencio y es la mejor hasta el momento.

Cuando se estrenó el show creado y protagonizado por Lena Dunham, las protagonistas eran cuatro veinteañeras egoístas, inmaduras e inestables; a algunos les resultaban simpáticas y se sentían identificados con sus problemas, otros simplemente las encontraba irritantes. Girls es de esas series que se aman o se odian, no hay términos medios.

A lo largo de la segunda, tercera y cuarta temporada, las cuatro jóvenes avanzaban cuatro casilleros pero retrocedían dos. Era realista, sí, pero también bastante desesperante, y algunas situaciones parecían manotazos de ahogado de los guionistas. Nunca llegó a ser mala, simplemente había perdido algo de la magia inicial, aunque cada tanto la recuperaba (como cuando Hannah tuvo una crisis nerviosa y Adam —Adam Driver— corrió varias cuadras haciendo Facetime con ella hasta abrazarla).

Ahora, a mitad de la quinta temporada, esa sensación de estancamiento que generaban los personajes ha desaparecido y los guionistas del show están en un pico creativo. Tal vez sea por eso que ya no sufren tanto el escrutinio.

Shoshanna (Zosia Mamet) está en Japón y su vida no puede ser mejor. El estilo de vida del país asiático parece haber calmado su ansiedad permanente, y la distancia con sus amigas le ha dado el espacio para encontrarse a sí misma.

Marnie (Allison Williams), por otro lado, cumple su sueño de casarse, aunque todos sepan que es un error tremendo. Hannah, incluso, el día de la boda logra guardarse su opinión sobre la vida de los demás (gran progreso) y deja que Marnie haga lo que quiere.

Hannah increíblemente está trabajando, tiene una pareja estable y es más o menos funcional, aunque sigue teniendo sus pequeños dramas burgueses. A pesar de que conserva ciertos vicios del pasado, ha evolucionado y ya no es tan egoísta.

Pero, sin dudas, el mayor progreso lo logra Jessa (Jemima Kirke). La atractiva rubia ha dejado las drogas y el comportamiento errante y ahora tiene una meta: ser psicóloga. Además comienza una relación con Adam que resulta tan natural que uno se pregunta por qué no sucedió antes.

Girls sigue siendo una interesante mirada sobre la amistad femenina, la juventud y los "millenials" de clase media, solo que ahora los personajes dejaron de dar vueltas en círculos y han comenzado a avanzar. Aún queda una temporada más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados