crítica - televisión

Black Power en forma de folletín

Título original: Luke Cage. [***] Autor: Cheo Hodari Coker, sobre personajes de Archie Goodwin y John Romita Sr. Elenco: Mike Colter, Mahershala Ali, Rosario Dawson, Simone Missick, Alfre Woodward. Canal: Netflix.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Difusión

El clima que se vive en Estados Unidos —elecciones, nuevas muertes de afrodescendientes a manos de la Policía, inflamado debate racial— puede en parte explicar la demanda por esta nueva serie: el servicio de Netflix se cayó durante un par de horas cuando se pusieron en línea los 13 primeros capítulos, sobre el primer superhéroe negro en tener una revista propia.

También puede ser que esa repercusión inicial forme parte de un revival por todo lo “negro” (en el sentido cultural) que se vive actualmente, con series como The Get Down, Atlanta, Empire y esta.
Situada en el barrio neoyorquino Harlem, la serie narra los orígenes del superhéroe, un preso que es sometido a experimentos ilegales en prisión y así adquiere fuerza sobrehumana y una piel a prueba de balas.

Más allá de la fidelidad a la historia original, lo interesante de la serie es cómo reformula el estilo “blaxploitation” para incluir en el collage de referencias a la cultura pop afrodescendiente (desde Duke Ellington a Walter Mosley, de Raphael Saadiq a LeBron James) comentarios sobre la actual situación de los negros en ese país.

La serie consiguió en Mike Colter un protagonista un poco acartonado, pero es un placer, con todo, ver a un protagonista que no tenga que recurrir a chistes o una gestualidad exagerada, como casi siempre cuando Hollywood o las “networks” ponen a actores o actrices negros en primeros planos. La serie se la juega a un registro similar al de Daredevil, aunque cuenta con una banda sonora con muchísimo más swing. Como presentación, abre una cuota de esperanza para futuras temporadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados