LITERATURA

Arturo Despouey revisitado en un juego de espejos

El autor Carlos María Domínguez y su nueva novela.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Entre ficción e investigación, Domínguez lanza una nueva novela. Foto: F. Flores

Una figura fundamental de la cultura uruguaya —aunque quizá no tan conocida como valiosa—, será el objeto de la nueva novela del escritor argentino radicado en Uruguay Carlos María Domínguez. El personaje en cuestión es Arturo Despouey, crítico teatral y uno de los fundadores de la crítica cinematográfica local, a través de la revista Cine Radio Actualidad. Lejos de ser solamente un animal de Redacción, Despouey tuvo una vida tan pintoresca como atrapante, y el modo en que Domínguez llegó a interesarse por este pionero de la crítica tampoco está exento de elementos novelísticos.

"Fue el último dandy de Montevideo. Anglófilo, detestaba todo lo francés de su origen. Tuvo por la madre un amor proustiano, detestaba al padre y padeció la locura de una hermana de formas muy patéticas. Seductor exquisito, capaz de enamorar a muchas mujeres, tenía problemas sexuales que llegó a esgrimir a plena voz en una conferencia de Naciones Unidas", comenta Domínguez a El País a la hora de pintar en dos trazos su nuevo personaje.

La novela se titula El idioma de la fragilidad y saldrá en la editorial Tusquets en unos meses en Argentina y Uruguay. En ella se plasman detalles de la antigua crítica cinematográfica local y su mundillo, pero también aventuras que podrían haber salido de una película de guerra y espionaje.

Es que Despouey, hartó de vivir de ficciones, y para conocer el mundo real, en setiembre del 42 viajó a Inglaterra, en plena Segunda Guerra Mundial. "Allá se convirtió en teniente del ejército norteamericano y como corresponsal de guerra acompañó el desembarco de Normandía. Transmitió para Uruguay la liberación de París y estuvo entre los primeros en ingresar a los campos de concentración nazis", adelanta el autor de La casa de papel.

Pero el nacimiento de esta nueva novela contiene la historia de un manuscrito.

"Es una novela, pero en varios sentidos, a cuatro manos. Sucede que Arturo escribió en París un novelón de más de 600 páginas que nadie quiso publicar y quedó inédito.

Estaba escrito en tercera persona, como si fuera la vida de otro tipo, llamado Guy Delatour, y se tratara de una ficción, pero ese fue el modo que encontró Arturo para contar su vida y puede leerse como una larga confesión. Decía cosas extraordinarias y brillantes en medio de un gran desorden y pasajes nada convincentes. Hugo Rocha, antiguo cronista de este diario en los años treinta, me acercó el manuscrito, que poco después fue subido a la web en un encomiable esfuerzo de Lisa Block de Behar en su cátedra de la Facultad de Comunicación. Me pareció penoso que quedara en el olvido y me propuse recuperarlo, hacerlo llegar a los lectores", narra Domínguez, quien para escribir su novela también investigó en materiales históricos, a los que sumó la fineza de su prosa. "Es un juego de espejos que se multiplican. Una novela dentro de otra, o si se prefiere, una novela en tres dimensiones, que coinciden en muchas secuencias y expanden su intensidad", remata el escritor.

Aunque nacido en Argentina (donde escribió en la legendaria revista Crisis y publicó su primera novela, Pozo de Vargas), Carlos María Dominguez tiene una larga carrera en Uruguay, como escritor y periodista. Trabajó en Búsqueda, Brecha y publica en El País Cultural. Es el autor de El Bastardo sobre Roberto de las Carreras y La casa de papel fue editado en varios idiomas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados