Orhan Pamuk llegará próximamente con nuevo libro

Vuelve la Turquía literaria y mágica

El escritor turco Orhan Pamuk, ganador del Premio Nobel en 2006, se ha convertrido desde entonces en un referente tanto en la esfera social como literaria, desde su país hacia el mundo. Sin embargo, al autor de El libro negro ese lugar no le queda del todo cómodo. "Se habla 20 minutos de política y media hora de libros y al final sólo queda un minuto de literatura contra 20 minutos de política", se quejó Pamuk en una entrevista reciente con la agencia Afp.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Orhan Pamuk

El autor, que vive en el centro de Estambul en un apartamento ubicado frente al mítico río Bósforo, una zona frecuentada en sus novelas, está actualmente trabajando en un nuevo libro. Hay algo extraño en mi cabeza sería el título en español de esta nueva novela, publicada el año pasado en Turquía y que actualmente está siendo traducida al español. "Es la historia de un vendedor callejero, un vendedor de boza, esa bebida", explicó el autor, agregando que está "asociada a una visión romántica de la vida otomana", cuenta. "El libro tiene la ambición de describir la calidad, la textura de la vida cotidiana en Estambul en un periodo de 40 años y seguir su evolución".

Para quien haya leído alguna de las novelas de Pamuk, lo que se puede esperar está claro. Se trata de un autor de prosa cargada y, como en Borges, llena de erudición, que mecha infinidad de historias, leyendas y costumbres de Turquía. El gran tema de Pamuk suele ser la literatura misma; El libro negro (1990) y La vida nueva (1995) son reflexiones literarias donde el libro es una suerte de talismán. El otro tema que recorre su obra es, sin dudas, el choque entre la antigua Turquía y la actual, donde el avance del mundo Occidental es cad vez mayor. Y para el autor, este es un tema que se puede notar hasta en los detalles. "Durante todos estos años, Estambul ha sido un inmensa obra", señala. Las casas de madera de su infancia ardieron y fueron sustituidas por edificios de cemento, que a su vez fueron demolidos para dejar su lugar a unas torres muy criticadas. "Solo reconozco Estambul gracias al Bósforo, a sus mezquitas, sus monumentos".

Sobre su próxima novela, el escritor no adelantó mucho más. La última de sus obras en llegar a las librerías uruguayas fue El museo de la inocencia (Mondadori, 2009). "Esta vez voy a escribir una novela corta. Voy a romper el corazón de mis más fieles lectores", adelantó.

Libertad: "Mi premio no me facilitó la vida"

"Mi premio no me ha facilitado la vida", admite el Nobel a Afp. "Los que tuvieron problemas o se quejan del poder me piden que los represente (...) es problemático, a veces peligroso, pero comparado con las antiguas generaciones de escritores que fueron encarcelados, exiliados, a veces incluso matados o torturados, tengo suerte".

Cuando se le pregunta sobre el centésimo aniversario del genocidio armenio, en 2015, Pamuk se retracta. En 2005, una entrevista sobre el tema le valió una demanda judicial y amenazas de muerte. "Se puede hablar ahora más o menos libremente de este teme en Turquía", se limita a señalar antes de agregar: "No diré más".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados