ENTREVISTA

Viaje profundo a la imaginación: con Alfredo Ghierra, que expone en el Museo Nacional

El viernes se inauguró Esos lugares existen, una muestra del artista uruguayo

Alfredo Ghierra en el Museo Nacional de Artes Visuales. Foto: Francisco Flores
Alfredo Ghierra en el Museo Nacional de Artes Visuales. Foto: Francisco Flores

Las obras de Alfredo Ghierra están colgadas en las mismas paredes en las que, durante los últimos meses, estuvieron las de Pablo Picasso exhibiéndose para casi 200.000 uruguayos. Sin embargo, la Sala 5 del Museo Nacional de Artes Visuales parece otra —las paredes tienen otro color, cambiaron la distribución del espacio y la iluminación, hay una ambientación sonora—, y donde antes había cubismo y escultura y estallidos de color, ahora hay dibujos a grafo, que son en blanco y negro, que más bien parecen grises. Ghierra, en tanto, prefiere decir que el color es “neutral y elegante”. “Es algo que me interesa: que las cosas queden bellamente presentadas”, añade parado en el medio de su montaje.

Las obras de Alfredo Ghierra, además, generan una emoción que no tiene punto de comparación con Picasso en Uruguay, al menos para esta cronista. Sus cuadros son tan tramposos como poderosos: tienen un eje que se roba la atención, pero la riqueza está en los detalles que a simple vista pasan desapercibidos. Esos lugares existen, la muestra que inauguró el viernes, es como sumergirse en una de esas novelas que alimentan la imaginación hasta dejarnos satisfechos. Y vaya si es placentera la sensación.

Esa sensación, sin embargo, no depende sólo de la obra sino del trabajo de un equipo numeroso que rodea a Ghierra, y que tiene en cuenta cada detalle. Sobre todo, importa el rol de la curadora Magela Ferrero, con quien el artista se planteó generar “una experiencia inmersiva”. De ahí que hayan pasado más de tres años desde que Ghierra recibió la invitación del museo, hasta esta inauguración: para montar su exposición, él quería contar con la Sala 5, que es la única cerrada y que no está “contaminada”, por así decirlo, por el resto de la pinacoteca, y la disponibilidad y la agenda de Ghierra recién podían encontrarse a esta altura de 2019.

Después, se planteó una iluminación tenue, que se combina con el gris de las paredes y con la música de fondo, para generar un ambiente cálido y onírico. Con esa luz y con ese sonido, este espacio del museo pierde la frialdad y por ende, achica drásticamente la distancia entre la obra y el espectador, y la cambia por una especie de intimidad.

Y se trabajó en profundidad la forma de presentar Esos lugares existen, que tiene tres capítulos. El primero es introductorio y lleva por nombre “El vestíbulo de las preguntas que se responden”. Allí, Ghierra se anticipa al espectador y público y, basado en las preguntas que le han repetido a lo largo de los años, ofrece respuestas. “Entonces, ¿cómo lo hago? Mirá, te lo filmo; si querés verme dibujar horas y horas, te lo muestro. No hay ningún truco”, cuenta detenido frente a tres videos timelapses de Rodrigo Labella y Agustina Bello, que lo muestran trabajando en su estudio.

“Después está el mundo de con qué lo hago: estos son mis instrumentos, una miseria”, comenta frente a una mesa pequeña que tiene unos grafos y poca cosa más. Además hay un video, en el que él habla a cámara y ofrece respuestas un poco más amplias, y al centro, algunos de los edificios que ha imaginado, en una instalación de impresiones 3D sobre un manto de arena.

“Creo que de las invenciones de la última década, la que más me rompe la cabeza es imprimir en 3D, que tiene un componente de magia”, dice Ghierra. “Yo creo que mis dibujos te retrotraen a otra época, que continúo un tradición del dibujo occidental que por lo menos tiene 500 años, y a su vez soy una persona de 2019 y estudio y leo sobre ciencia y tecnología. Y no las veo como algo separado del arte: la ciencia y el arte, trabajando juntos, van a mejorar mucho el mundo”.

"La ciencia y el arte, trabajando juntos, van a mejorar mucho el mundo"

Alfredo GhierraArtista
Exposición de Alfredo Ghierra en el Museo Nacional de Artes Visuales. Foto: Francisco Flores
Exposición de Alfredo Ghierra en el Museo Nacional de Artes Visuales. Foto: Francisco Flores

El segundo capítulo es el de la sumersión en la obra del artista, a través de 28 obras en exposición. Hay una de 1998 y la mayoría son de esta última década, lo que se corresponde con el tiempo en que no expone en solitario. “He expuesto en otros sitios y en colectivo, pero creo que para una exposición mía tengo que remontarme a 2008, a Madrid. Esta es tremenda oportunidad de volver a desembarcar con esta parte de mi arte, que es la base de todo lo que hago: desde los jardines a Ghierra Intendente, siempre se trata de un dibujo”.

Y el tercer y último capítulo es a lo grande, con una animación de Agustín Ferrando, una minipelícula introspectiva y lisérgica proyectada en un rincón oscuro. Es precioso final.

“Esta es una forma de alentar, sobre todo ahora que es abrumadora y extraordinaria la cantidad de herramientas que tenés para crear, pero se ve mucho esa carencia de mucha parafernalia tecnológica, y poca espesura de las cosas que se fabrican. Y no estoy diciendo que eso esté mal; ya ves cómo me gustan las cámaras, imprimir en 3D... Pero es un llamado de atención: tener esto no te hace un artista”, asegura Ghierra.

—Igual, ¿qué te hace un artista? Porque acá planteás una introducción a tu mundo que es engañosa: esto es lo que hay, esto es con lo que yo juego, es todo muy elemental. Ahora, entrá y mirá lo que hay.

—(Se ríe) Obvio. Me gusta mucho la prestidigitación, ese juego de: “vení, entrá, es normal esto”. Me encanta. Ghierra Intendente nació así: publicamos algo y a la media hora nos llamaron de todos los medios. Es muy difícil llamar la atención hoy en día, más en artes visuales. Yo me siento un privilegiado en eso, y una de las cosas que me gusta hacer es eso, tirarte un anzuelo. Y una vez que te agarro, andá a soltarte. ¿Está mal?

Exposición de Alfredo Ghierra en el Museo Nacional de Artes Visuales. Foto: Francisco Flores
Exposición de Alfredo Ghierra en el Museo Nacional de Artes Visuales. Foto: Francisco Flores

—Ahora, vos te apropiaste de Montevideo para tu arte, sí que prendió muy rápido la idea de Ghierra Intendente, y quedó en el tiempo. Y estás siempre ofreciendo la ciudad que es de todos, como si fuera un poco más tuya, dicho de una forma un poco tosca.

—Se puede ver así, pero vine a ocupar un lugar en el que no había nadie. Y te lo digo con sinceridad: lo hago desde el más profundo amor. Y ojalá hubiera 500 haciendo lo que hago yo, ¡ojalá! Está refaltando eso. Si se ve como una apropiación, es compartible: úsenla todos, por favor. Hay muchos artistas trabajando sobre la ciudad, capaz que yo lo hago de una forma más estridente, y hay mucha gente laburando para que a vos y a los medios les llegue. Por eso te peleo lo de egocéntrico, porque es al revés, para devolverle la ciudad a todo el mundo. A mí no me interesa que esta exposición la vean mis colegas y un grupo de iluminados que circulan por las salas de arte. A mí me interesa que la vea mucha gente, porque la gente se merece estar en los museos, apropiarse. De las cosas más lindas que me dijeron de Ghierra Intendente fue una señora que, saliendo del CCE, me dijo: “Me encantó, precioso todo. Pero yo no sabía que podía entrar acá. Yo pasaba y no me animaba a entrar porque pensaba que no iba a entender nada acá”. Entonces es apropiarse de algo que es de todos, para ponerle un valor y devolvérselo, porque nadie le está dando bola.

"No me interesa que esta exposición la vean mis colegas y un grupo de iluminados que circulan por las salas de arte. A mí me interesa que la vea mucha gente, porque la gente se merece estar en los museos"

Alfredo GhierraArtista

—Supongamos que alguien viene porque conoce lo que hiciste con Ghierra Intendente, y nada más. ¿Qué te parece que puede pasar? Porque esto no tiene nada que ver con aquello: sí, pero no.

—Es buenísimo, espero que pase y poder hablar con gente que no sepa que yo hago esto. Porque hay un link. Pero es como si estuviera hablando de lo mismo, pero en planos paralelos. Porque acá claramente predomina la ciudad, la arquitectura, pero si mirás un poco más allá, esto es sobre el tiempo. Pero a su vez, Ghierra Intendente es sobre el tiempo, el trabajo en equipo y la sociedad civil. Son los mismos temas, abordados desde diferentes perspectivas. Acá lo que me permito es hacer un canto a la imaginación: cambia el mundo la imaginación.

LO PRÓXIMO

Ghierra Intendente: presente y futuro

De momento, Ghierra está muy concentrado en disfrutar de Esos lugares existen, pero en su mente está la “campaña” Ghierra Intendente 2020. Ghierra Intendente nació en 2010 como respuesta a la campaña política, y con la participación de una cantidad de artistas que ofrecieron, en clave de parodia política, soluciones a través del arte. Desde entonces, dice el artista, “vi cambios. No sabría decirte si por Ghierra Intendente, pero probablemente en algo influyó. Porque al final se trató de una movida de la sociedad civil. En Uruguay tenemos un sistema de partidos muy bueno, pero la sociedad está achicada ante eso. Y los temas que no pasan por los partidos, no están en agenda. Entonces se empoderó a la sociedad, y que eso se transformara en un ida y vuelta con los partidos, fue una linda consecuencia. Y fue llamar la atención sobre que no estaría mal que los políticos incluyeran al arte y a los artistas en sus propuestas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)