La historia de Oscar Pistorius por John Carlin

Cuando los sueños se convierten en la peor pesadilla

Me embarqué en este libro porque la historia de Oscar Pistorius es única, sin precedentes, irrepetible, inverosímil. Le amputan las piernas cuando tiene 11 meses y corre en los Juegos Olímpicos con 25 años, llegando a las semifinales de los 400 metros en Londres 2012.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pistorius en su momento de mayor gloria, los Juegos Olímpicos de 2012. Foto: AFP

Ni Homero se inventa eso. Seis meses después, la tragedia: mata a balazos a su novia, una bella modelo. Si fuera ficción nadie se lo creería; solo es creíble como no ficción".

Así describe el periodista británico John Carlin, las razones por las que escribió Pistorius. La sombra de la verdad (Planeta, 2015, 490 pesos) sobre un drama policial que conmovió al mundo y principalmente a Sudáfrica donde Pistorius —a quien el mundo conocía como Blade Runner y sorprendió al mundo con sus prótesis— estaba a la altura de Nelson Mandela en cuanto a consideración popular. Y todo eso se vino abajo en la noche de San Valentín de 2013.

Carlin no toma partido en un tema que consiguió polarizar la opinión pública mundial. Prefiere dedicarse a contar esa historia con un desarrollo que toma su estructura de una novela policiaca. En los agradecimientos figura el guionista y director Paul Greengrass (Captain Phillips) quien, dice Carlin, aportó consejos "sobre la escritura, el punto de vista, de lo que él llama el pulso narrativo". Hace bien en agradecerle porque ahí pasan muchos de los méritos del libro.

No es que Carlin precise demasiada ayuda. Es periodista desde 1981, ha trabajado para algunos de los medios más prestigiosos del mundo (actualmente en El País español, entre otros) y escribió El factor humano, una imprescindible biografía sobre Nelson Mandela que Clint Eastwood transformó en la película Invictus. Su conocimiento de Sudáfrica comienza en 1989 como corresponsal de The Independent, lo que le permitió ser testigo del final del apartheid. Está especializado en temas deportivos y políticos.

Para los que no siguieron todo el asunto de Pistorius el libro es aún más apasionante. En el mejor momento de su vida, el corredor le disparó a su novia pensando que se trataba de un ladrón que merodeaba dentro de su casa. Si estaba claro que era culpable de homicidio, lo que hubo que demostrar era si fue con intención después de una disputa de la pareja. Y así el que fuera un intachable ídolo popular se volvió el centro de rumores, mezquindades y acusaciones feas. La vida soñada se le transformó en una pesadilla.

Lo que Carlin consigue es retratar una historia apasionante que incluye no solo a Pistorius, sino también a una Sudáfrica que no logra del todo superar los traumas del apartheid y que convive con una violencia crónica. El homicidio de Pistorius a su novia, la modelo Reeva Steenkamp, es una consecuencia de esa inseguridad en un país dividido aún por la pobreza y el crimen.

El libro también revela la personalidad compleja de Pistorius, producto de una crianza difícil (la gran protagonista de su vida es su madre, Sheila, quien lo crió solita y le legó una fuerza de voluntad única) y quien detrás de una amabilidad que era su principal característica, escondía a un muchacho inseguro, irascible y con tendencia a las malas compañías.

Pistorius. La sombra de la verdad se lee de un tirón porque Carlin es un gran narrador. El libro empieza a un ritmo que no decae incluso cuando la historia se traslada al aburrido entorno de un tribunal y el debate queda a merced de vericuetos legales. Pero al llegar ahí, el lector ya tiene la suficiente información para poder sacar sus propias conclusiones.

Si no se acuerda mucho cómo terminó la historia, no arruine el final averiguando por ahí. Lea este libro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados