ARTE Y EXPOSICIONES

Seis ejemplos de una generación joven e ilustre

En el Museo Gurvich, artistas nacidos en la década de 1960..

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rafael Lorente. Foto: Marcelo Bonjour

En la notable muestra Permanencias y persistencia. Seis artistas contemporáneos que va en el Museo Gurvich están Eduardo Cardozo, Carlos Guinovart, Martín Mendizabal, Fidel Sclavo, Gustavo Serra y Alvaro Zinno. Son una especie de seleccionado (no es un juicio de valor) de una generación brillante (los nacidos en el entorno de la década de 1960) de la que el curador, Rafael Lorente hace un listado revelador: Hontou, Marcelo Mendizabal, Badaró, Pelayo, Anselmi, Marco Maggi, Gustavo Fernández, Mattos, Donner, Bado, Héctor Solari, Isarrualde, Inés Olmedo, Legrand, Uribe, Secco, Burgos, Bassi, entre otros.

"Es una generación muy joven que emerge a los 20, 25 años", dice Lorente. "Los tipos tenían muchas ganas de decir cosas en una época en que no se podían decir cosas. Así que cuando se destapa el tarro se produce una gran eclosión apoyada en talleres de maestros como Guillermo Fernández, Nelson Ramos, Clever Lara, Ernesto Arostegui y Manuel Espínola Gómez".

Por allí pasaron todos los artistas de la muestra del Gurvich en la que hay fotos (Zinno), escultura (Guinovart) y obra pictórica reciente en diferentes técnicas y tamaños de Sclavo, Cardozo, Mendizabal y Serra.

"Esa trama, además, estaba sustentada por crítica importante y había muchas galerías que hoy no existen", dice Lorente. "Todo eso generó un sostén en los jóvenes".

—¿Y por qué estos seis?

—Son artistas que hacen hincapié en las herramientas propias de su oficio, ya sea del pintor, del escultor, del fotógrafo del diseñador. Ese es su tema. Acá no hay un discurso de tipo ideológico, religioso o de género. Se concentran en su oficio y de ese diálogo sacan su propio lenguaje. En general son abstractos y tienen un discurso concreto. Podrían haber sido otros pero aquí hay hasta una decisión de amistad y de caminos compartidos.

—La muestra también sirve para ver cómo está ahora esa generación.

—Recogo el valor de los años 80 pero traído a hoy. Es cómo esos artistas han evolucionado en el tiempo y cómo se han mantenido vigentes desarrollando sus herramientas. Son artistas, además, que están en la plenitud de de su carrera. F.C.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados