ROALD DAHL

Relatos bañados de imaginación

Cuentos completos de un autor infantil que también escribía para grandes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Roald Dahl. Foto: AFP

A pesar de ser un autor oscuro, Roald Dahl es uno de los grandes fenómenos literarios infantiles de la actualidad. Este año, nada más, se estrenó una nueva adaptación de uno de sus textos, El buen amigo gigante,

Dirigida por Steven Spielberg, se suma a adaptaciones cinematográficos más o menos recientes de Charlie y la fábrica de chocolate de Tim Burton, El fantástico señor Fox de Wes Anderson y otras un poco más antiguas como Matilda de Danny De Vito, Jim y el durazno gigante de Henry Selick, Las brujas de Nicholas Roeg, y la original Willy Wonka y su fábrica de chocolate de Mel Stuart con Gene Wilder en el papel que 25 años después haría Johnny Depp. Además hizo el guión de una película de James Bond (Sólo se vive una vez) y varios de sus relatos fueron adaptados por Alfred Hitchcock para su ciclo Hitchcock presenta.

Ya solo por eso Dahl probablemente sea el escritor más difundido de la literatura moderna. Hay que agregar, además, la constante reedición de sus novelas: sus libros más importantes están hoy en cualquier librería uruguaya.

"Los primeros en publicarse en Hispanoamérica fueron Charlie y la fábrica de chocolate y El superzorro, a los que luego se le fueron agregando cerca de 20 títulos", le dijo a La Nación María Fernanda Maquieira, gerente argentina de Literatura Infantil y Juvenil de Loqueleo, Santillana, el sello encargado de traducir y editar a Dahl en castellano, que además comenta. "Los más exitosos a lo largo de los últimos años son Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate y Las brujas. Seguramente, el impulso de las películas hizo que pudieran llegar a un público más masivo, pero verdaderamente las obras de Dahl son leídas por miles de chicos que adoran sus historias por su calidad literaria y por su irreverencia".

"Sus historias pueden verse como ingeniosas variaciones de los cuentos de los Hermanos Grimm", escribió sobre sus cuentos la escritora estadounidense Joyce Carol Oates, para quien Dahl figura en la lista de autores "moralistas satíricos, que blanden el idioma inglés como un instrumento quirúrgico con el que desollar, diseccionar y exponer la estupidez humana".

A todo eso hay que sumar ahora la exhaustiva y definitiva colección de Cuentos completos (que abarca sus relatos para adultos) que acaba de editar Alfaguara, el mismo sello que en 1997 había publicado Los mejores relatos de Roald Dahl, que aún hoy se encuentra en librerías de usados y era lo más cercano a una recopilación en español de este autor galés. Toda su bibliografía está editada por Alfaguara.

La publicación de esta colección coincide con la celebración de los 100 años del nacimiento de Dahl, circunstancia que ocurrió el 16 de septiembre de 1916 en Cardiff.

De acuerdo a lo que se apunta en las notas introductorias, se trata de la edición más completa de los cuentos de Dahl, e incluye ocho relatos hasta ahora inéditos en español. Con esto solo quedarían por conocer tres relatos que "los herederos del autor no han permitido incluir en ninguna antología existente en cualquier idioma".

Así que acá está todo lo que hay disponible de literatura para adultos de un autor que escribió mucho, vivió mucho y se convirtió en inmortal; es bueno aclarar que aquí no están sus historias infantiles.

Igual la división entre libros para niños, en el caso de Dahl, es más confusa que para otros autores. Su prosa seca, alejada de cualquier sentimentalismo, es de una intención que excede cualquier franja etaria. Pero estas son historias pensadas

Sus padres, noruegos, le dieron nombre de aventura: Roald es por Roald Amundsen, el explorador del Ártico. Hizo honor a su nombre: de adolescente exploró Terranova y ya de joven vivió en Tanganika; en 1939 se alistó en la Royal Air Force, lo que aprovechó para recorrer toda África y Asia, una experiencia que terminó en accidente, ceguera y una recuperación que lo llevó a participar de varias batallas importantes de la Segunda Guerra Mundial. Fue, además, espía.

Su primer cuento se lo publicaron en 1942 y desde entonces encaminó su vida hacia la literatura y a la vida familiar: estuvo 30 años casado con la actriz Patricia Neal (la ganadora del Oscar por El indomable en 1963) con quien tuvo cinco hijos; fue un activista y promotor de varias causas a favor de los niños, muchas de ellas provocadas por el dolor de la muerte de uno de sus hijos y un accidente que dejó a una de sus hijas con hidrocefalia, Él murió de leucemia en 1990.

Se han vendido más de 200 millones de sus libros y, aún después de su muerte, la fundación que lleva su nombre continúa con sus varias tareas humanitarias. En Londres, además, hay un Museo y Centro Histórico Roald Dahl.

"Las historias son brillantes y su imaginación, fabulosa", escribió el dramaturgo Noel Coward. "Hay una subyacente trama de crueldad y una incomodidad macabra, y un énfasis curiosamente adolescente en el sexo".

"No son historias para moralistas, ni pazguatos", parece responderle la escritora Elvira Lindo desde la introducción de estos Cuentos completos, que en sus más de 900 páginas permite redescubrir al genio que le ha dado tantas alegrías a niños y a adultos.

"Es extraordinario cómo Roald Dahl maneja al lector, cómo nos maneja hasta el punto que compartamos la ferocidad de un castigo y eso sea precisamente lo que nos haga sentir más aliviados", escribe Lindo, una autora que también se maneja en el mundo adulto y el infantil.

Poder tener todos estos relatos en un solo libro es un acontecimiento. Hay Roald Dahl para rato.

Willy Wonka, un héroe que nunca pasa de moda.

La revista Variety informó ayer que Warner le compró a los herederos de Roald Dahl los derechos para continuar con el personaje de Willy Wonka, el chocolatinero más famoso del mundo. No hay más información que esa y que se trataría de una serie de precuelas sobre el personaje que interpretaron Johnny Depp y Gene Wilder.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)