LIBROS

"El psicoanálisis en la época actual bajó a tierra"

Hoy, a las 19:30, en Más Puro Verso el psicoanalista y realizador cinematográfico argentino Carlos Gustavo Motta hablará de su flamante.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El psicoanalista está en Montevideo para hablar de Freud y la literatura. Foto: A. Colmegna

—¿Este libro sigue los pasos de tu trabajo anterior, Las películas que Lacan vio y aplicó al psicoanálisis?

—Sí, sigue esa línea, y hay un viraje de Lacan a Freud, y me pareció que lo mejor era no seguir con la imagen, sino con la letra. El libro se centra en las influencias que Freud tuvo de sus lecturas, incluso desde niño, cuando en su casa la mejor habitación era para que él pudiera estudiar. El padre mismo le decía que él era un gusano de biblioteca, en lugar de ratón de biblioteca.

—Freud tuvo fuerte influencia de los clásicos...

—Sí, había en él una admiración a los clásicos. Freud toma, por ejemplo, la tragedia de Shakespeare, pero me parece que la revierte. De esa tragedia hace una épica con el psicoanálisis, con conceptos como el complejo paterno, el Edipo. También Freud se fascina por El Quijote, un personaje que te puede hacer pensar si está loco, o si todos estamos locos.

—En las librerías cada vez hay más libros escritor por psicoanalistas, para el público en general. ¿Por qué?

—Nos tocó una época de mucha conmoción: basta ver lo que acaba de pasar en este ataque ahora en Barcelona. Eso provoca una esfera de que no existe el otro. Esa conmoción mundial, ese desamparo individual, todas las precariedades (económicas y simbólicas), el psicoanálisis, sin ser una panacea universal, puede dar respuestas individuales, caso por caso.

—También los psicoanalistas se han puesto más a mano del gran público.

—Sí, el psicoanálisis en esta época bajó a tierra. En un momento había como una repetición, solo de citas. Y hoy hay afloran una cantidad de diversidades, en todo sentido. Fijate que el Facebook tenés 53 clases de sexualidades distintas, para que vos puedas elegir. Entonces si el psicoanálisis no se pone a tono con esta situación, estaríamos en el Edad Media.

—También en el cine y la televisión que psicoanalista es cada vez más un personaje de ficción.

—El que puso el psicoanálisis en el cine a nivel popular fue Hitchcock. También Buñuel y Bergman. Y ahora, desde In Treatment, la exitosa serie israelí, hasta actualmente Benjamín Vicuña actuando como psicoanalista en Los padecientes, de Gabriel Rolón. Siempre es atractiva la figura del psicoanalista: tiene algo del detective que trata de develar algo. Aunque en realidad la situación sería otra. Porque a veces queda en algo muy superficial: como que una vez develado lo traumático, la persona se cura. Eso es muy básico: porque podés saber tus cosas, y el conflicto sigue. El psicoanálisis en más complejo, pero en ficción siempre es atractivo ese psicoanalista que acepta un desafió.

—Es frecuente, y tentador, ensayar conceptos psicoanalíticos con la literatura, o el cine.

—Bueno, en Uruguay, o en Argentina, estamos advertidos de lo inconsciente. Cuando uno lee, o ve una película, tiene la tendencia a tratar de interpretar desde el psicoanálisis. Y me parece que no se debería interpretar. Se debería aceptar la indeterminación, y habría que bancársela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)