Los domingos con El País, Grandes entrevistas de la historia

Cuando los protagonistas tuvieron la última palabra

No hay nada más esclarecedor y que más exponga a un personaje público que hacerle una entrevista. Enfrentado a un periodista hábil, cualquier personaje puede confesar lo que nadie sabía, mostrarse como no quería mostrarse, revelar ruindades y virtudes que quienes sólo conocían su figura pública, nunca hubieran asociado con el personaje.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Personajes como Julio Verne son mostrados en retratos periodísticos de alta calidad.

Es por eso que hay entrevistas que son inolvidables y deben figurar en la historia del periodismo y la literatura del siglo XX, el siglo en el que las entrevistas se volvieron arte.

Muchos de esos encuentros periodísticos se podrán leer en Grandes entrevistas de la historia, una serie de 10 libros que saldrán con El País desde este domingo con el cupón que sale el diario más 55 pesos.

Allí estarán todos los grandes personajes del mundo de los últimos 150 años, en una recopilación que, además de la posibilidad conocer en primera persona a celebridades políticas, científicas, artísticas permite regodearse con algunos de los mejores ejemplos de la edad de oro del periodismo escrito.

Allí estarán, por ejemplo, Louis Pasteur, Thomas Alva Edison, Julio Verne, Marie Curie, Helena Rubinstein, Charles Lindbergh, Sigmund Freud, Federico García Lorca, Fidel Castro, Groucho Marx, Stanley Kubrick, Woody Allen, Steve Jobs, João Havelange, Carlos Slim, Mick Jagger, Mark Zuckerberg, entre otros. La lista no es exhaustiva porque cada libro tiene una decena de entrevistas (el de este domingo, por ejemplo, viene con Lincoln y Marx, entre un seleccionado de figuras históricas) y el último libro programado para septiembre, incluye a Bernard Madoff y el presidente Obama. Así de disímil puede ser cada volumen.

Las preguntas y la prosa para completar el plato lo hacen periodistas destacados de los medios más trascendentes de su época, muchos de los cuales siguen con el prestigio intacto. Por allí andan reporteros de The Guardian, The New York Times, Le Figaro, Vanity Fair (con, por ejemplo, una nota a James Joyce), entre otros.

Un prólogo ubica al personaje y le dan el escenario político, social y personal cuando la entrevista. El epílogo es un seguimiento de lo que sucedió con el entrevistado después y en qué quedaron algunas de sus promesas o pronósticos.

"Enfrentarse cara a cara con las palabras de personajes que influyeron en la historia siempre resulta un ejercicio revelador", se lee en el prólogo de la colección. En ese caso por nombrar caprichosamente una, la entrevista de Isaac F. Marcoson a Winston Churchill (está en el volumen 2) representa a cabalidad el alcance de una buena entrevista. Pero esos ejemplos sobran en una colección que, a través de un centenar de notables momentos periodísticos, lo demuestra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados