ARTE Y EXPOSICIONES

Posmodernidad contada en una obra provocativa

Desembarca en Montevideo el arte de David LaChapelle

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"La violación de África" condena el alcance ético y estético de David LaChapelle. Foto: Difusión

Con la inauguración hoy de la muestra Posmodernidad en el Espacio de Arte Contemporáneo (en la excárcel de Miguelete), llega a Uruguay el circuito expositivo Diálogos imaginarios que instalará la fotografía del estadounidense David LaChapelle durante cuatro meses en Montevideo.

Es un acontecimiento importantísimo. LaChapelle es uno de los grandes artistas de los últimos 30 años con una obra que alcanza la fotografía comercial, el retrato de celebridades, la dirección de películas y videoclips, la puesta en escena teatral y una obra artística muy personal, la faceta que conoceremos en Uruguay.

Su primer trabajo se lo ofreció Andy Warhol cuando LaChapelle tenía 17 años. Fue fotógrafo de la revista de Warhol, Interview, y rápidamente publicó en todas las revistas prestigiosas y satinadas que en la década de 1980 vivieron su edad de oro. En 2006, LaChapelle decidió abandonar la fotografía comercial y dedicarse a sus propios proyectos artísticos; igual sigue haciendo retratos de famosos y alguna que otra campaña publicitaria.

Desde entonces, LaChapelle ha gozado del estatus de una estrella del mundo del arte. Sus muestras siempre son exitosos eventos sociales y artísticos, y los libros que recopilan sus fotografías best sellers. Y es junto a los desaparecidos Richard Avedon y Helmut Newton o Mario Testino, Miles Aldridge o Steven Meisel, parte de la troupe de los grandes fotógrafos/estrellas de las últimas décadas. Es un gran artista y muy polémico.

Es que su obra es irreverente, provocativa y —se lo ha acusado con pruebas concluyentes— descaradamente comercial y frívola. Igual en sus fotos se ven esbozos de crítica social, el comentario religioso, la reflexión sobre el arte y su percepción, y una crítica a la vida contemporánea. Para eso abreva tanto de los clásicos como de plataformas más modernas como el arte pop o la publicidad. Esa combinación es parte de su gracia posmoderna.

"LaChapelle hace uso de extremos opuestos como la belleza y la desolación", dice el texto firmado por Abel González que acompaña Posmodernidad. "Pone en tela de juicio los valores de una sociedad en decadencia y al abordar temas como la frivolidad, el exhibicionismo, o las obsesiones, invita a reflexionar sobre situaciones que merecen nuestra atención".

LaChapelle juega con el cuerpo humano (tiene una tendencia hacia el desnudo como se puede ver en la muestra que inaugura hoy) en composiciones coloridas y recargadas. Es un admirador de Miguel Ángel, Boticelli (en 2009 presentó su versión del Nacimiento de Venus) y Caravaggio y se le nota. Ha reconocido a Michael Jackson y también se le nota.

Diálogos imaginarios está organizado por la neoyorquina 212 Productions en coproducción con la local Fundación Unión. El circuito expositivo incluye además del Espacio de Arte Contemporáneo, exhibiciones en la Fundación Unión (Iluminación), el Centro de Fotografía (Contemporaneidad) y en Agadu (Símbolos de inmortalidad); esa porción del evento se inagurará entre el 22 y el 24 de junio. El 21 de junio, el propio LaChapelle dará una charla en el Museo Nacional de Artes Visuales del Parque Rodó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)