AHÍ ESTUVE

La poesía analizada por los cuatro costados

Crónica del 10° Encuentro de Escrituras, que tuvo lugar viernes y sábado en Maldonado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La poesía circula a veces en ámbitos de sociabilidad muy estrechos. Foto: R. Figueredo

Los poetas suelen ser personas que tienen una relación muy intensa con lo que escriben. Y dicen, por ejemplo, "hace muchos años que no leía mi obra en público". O que "esta poesía me cuesta leerla". Eso y mucho más sucedió el viernes y sábado últimos en Maldonado, en el 10° Encuentro de Escrituras, que este año se centró en los artistas del verso, bajo el nombre Poesía presente.

En unas seis instancias (a tres actividades por día: una de mañana, otra por la tarde, y otra al final de la tarde) se sucedieron mesas redondas y otros formatos, buscando y consiguiendo una pluralidad de puntos de vista. En la apertura se focalizó sobre los poetas jóvenes, a través de artistas nucleados en el colectivo En el camino de los perros. La instancia sirvió también para hablar del tema de la desacralización de la figura del poeta, y para discutir sobre las nuevas vías de cómo los poetas emergentes pueden hacer para dar a conocer sus obras. Todo eso ocurría en el salón de actos del Liceo Departamental de Maldonado, donde un pequeño escenario, unos telones algo vencidos y un piano de cola recordaban otros tiempos, cuando la poesía se recitaba de modo ampuloso, en las veladas literarias.

Mejor poesía hubo por la tarde del viernes, cuando Aldo Mazzucchelli y Silvia Guerra leyeron con entonaciones monocordes, unos hermosos poemas. Las preguntas de algunos estudiantes estimularon un diálogo, que transcurrió por el tema de lo bucólico en el presente, y por la relación entre el espacio y la poesía. Guerra hizo acertada alusión a cómo opera el lenguaje dentro de cada uno, cómo algunas palabras en desuso pueden cobrar una enorme significancia. Mazzucchelli, a la hora de hablar del proceso creativo, afirmó sintéticamente, "dejar que la escritura ocurra". Luego de la mesa redonda, el grupo de poetas y periodistas invitados al Encuentro comenta con humor lo que está escrito en unas cartulinas en las paredes del salón de clase, donde se leen conceptos freudianos que dan pie a la risa.

El viernes al final de la tarde los participantes se reencuentran en el Café París, que pese a su nombre es un sitio sencillo. Sin duda esa fue la actividad de mayor desparpajo, entrando en juego la poesía performática. El ensayista y escritor Valentín Trujillo (a cargo de la organización de este Encuentro, que lleva adelante la intendencia fernandina) leyó versos de Francisco Acuña de Figueroa, y Juan Ángel Italiano hizo una performance, recitando y repartiendo fideos del tipo sopa de letras.

En la mañana del sábado, en la magnífica Azotea de Haedo, el festival de poesía tomó un tono más reflexivo, cuando dos editores de poesía hablaron sobre las singularidades de un mercado que se abre paso a fuerza de mucho trabajo. También allí, esa tarde, hubo cuatro poetas en acción. Tatiana Oroño recitó un encantador texto que recordaba el ambiente del Taller Torres García. Roberto López Belloso impresionó con sus versos. También dejaron un fuerte impacto René Fuentes Gómez y Gerardo Ciancio.

Muchos de los poemas que se escucharon (a veces leídos con teatralidad, otras apenas dichos) hurgaron en asuntos difíciles de explicar lisa y llanamente, como la relación padre e hijo, o el peso de la figura paterna. También hubo buena poesía que tuvo por tema otro asunto complejo de expresar: la relación con una ciudad. El cierre del festival tuvo como centro un homenaje a la profesora Déborah Eguren, que tanto hizo por difundir la actividad poética. Y culminó con una participación de Roberto Appratto, quien aportó una mirada histórica a los últimos 30 años de la poesía uruguaya. A la hora de hablar del estado de las cosas al presente, en general se coincidió en que hoy la poesía tiene más canales de difusión, pero que esa masividad no tiene que ir en detrimento de la calidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)