ENTREVISTA

"Picasso en Uruguay": un deseo que se demoró un siglo y ahora se está cumpliendo

El curador de la muestra, Emanuel Guigon, cuenta por qué llega el maestro al Museo Nacional de Artes Visuales

El Museo Nacional de Artes Visuales huele a pintura fresca y hay obreros acomodando detalles y andamios. Es que ahí en el Parque Rodó se están preparando para una fiesta: este viernes inaugura Picasso en el Uruguay, la muestra que traerá por primera vez un conjunto importante de la obra del maestro español. En la puerta, un patrullero es la cara más visible de una seguridad reforzada para cuidar un acervo que ha sido valuado en 280 millones de euros. Más allá de las cifras, que son buenas para la estadísticas y los corredores de seguros, el valor cultural de lo que se va a ver es incalculable.

En el primer piso donde va a estar alojada la exhibición, y al que se accede atravesando la muestra Nostalgias africanas de Pedro Figari, también hay ambiente de trabajo. Una decena de personas se reparten en los primeros 10 cuadros de un montaje que, justo, está empezando en ese momento. Hay técnicos locales y enviados del Museo Picasso de París, que aporta 42 de las obras en exposición. Su tarea es controlar el estado de los cuadros que llegaron en cajas climatizadas y exigen una inspección a fondo. Además ubican con una especie de luz láser, el lugar exacto donde se va a colgar cada una de las piezas. Ya están todos los cuadros en Uruguay y las, cajas cuando llegaron al Parque Rodó fueron saludadas con aplausos de los transeúntes, le contó a El País, el director del museo, Enrique Aguerre.

De supervisar todo se encarga, Emanuel Guigon, director del Museo Picasso de Barcelona y curador de la muestra. Es un franco-suizo (que está hace 30 años vinculado a España y se define como “muy hispanista”), que fue director y conservador del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Estrasburgo, entre otros destinos prestigiosos. Dirige el Museo Picasso barcelonés —el segundo más importante dedicado al artista y que recibe anualmente un millón de visitantes— desde 2016.

Emanuel Guigon
Emanuel Guigon, el curador de "Picasso en Uruguay". Foto: Delfina Milder

Guigon va de un lado a otro, sin prisa pero sin pausa, en el gran salón del museo que, ayer ​a media tarde tenía solo colgado un cuadro: “Buste (étude pour “Les Demoiselles d’Avignon”)” que es de 1907 y ahora ya está ahí. Y ahí se quedará hasta el 30 de junio.

Sobre la exposición en medio de ruidos de taladros y gente trabajando y entre cajas aún por desembalar, ayer Guigon, charló con El País.

—¿Por qué lanzar Picasso Mundo en Uruguay?

—Era bonito empezar el proyecto en países que no han tenido contacto con la obra de Picasso y Uruguay era el lugar ideal por su tradición artística y la gran acogida que ha tenido este proyecto. Y además por Jaime Sabartés, amigo de la infancia de Picasso y en la época en la que se cruzaba con Torres García la bohemia de Barcelona de finales del siglo XIX. Sabartés se exilió varios años en Montevideo y desde acá le escribió a Pablo Picasso invitándolo a hacer una exhibición de su obra aquí. Nunca se hizo pero un siglo después, ese deseo del secretario personal, se concreta con esta muestra.

Picasso en Uruguay
Los cuadros son inspeccionados rigurosamente antes de ser colgados. Foto: Delfina Milder

—¿Cómo definiría la grandeza de Picasso?

—Picasso es el gran genio del siglo XX no solo para la pintura y la escultura sino porque reinventó nuevos mundos y a sí mismo en más de 80 años de creación. Nadie trabajó tanto. Es alguien incomparable y el pintor más conocido del siglo XX. Ahora mismo para el 200 aniversario del Museo del Prado he prestado una copia que hizo con 15 años del retrato de Velázquez de Felipe V y lo pusimos al lado del original. A esa edad, Picasso no hace una copia sino una reinterpretación y uno al lado del otro, los dos cuadros se modifican. A los 15 años ya era un genio.

Por primera vez, el Museo Nacional cobrará entradas para ingresar a una exhibición. Salen 250 pesos y están en venta en Tickantel (donde en todas las fechas se avisa “quedan pocos lugares”). Los martes es gratis pero hay que hacerse de la entrada, también a través de Tickantel.

—¿Cómo es el paseo al que invita la muestra?

—Es un paseo histórico en un espacio que sin ser enorme, es bastante grande y en el que he hecho construir algunas paredes para tener varias salas. Así, tenemos una sobre la juventud en Barcelona en donde hay documentos de los encuentros (o no encuentros) de PIcasso con Torres, todo muy documentado. Una segunda sala de la que no se puede escapar porque aunque no se puede pedir Las señoritas de Avignon al MOMA -porque no salen ni siquiera para París- hay pinturas de preparación de esa obra y hay también collages de la época cubista y en el centro una obra maestra: una botella de Anís del Mono, una escultura de ese período. Picasso fue un gran escultor y sus ensamblajes de la época cubista van a ser una gran revelación. Seguimos con una pequeña sala de los años 20, una pintura más onírica donde hay un cuadro enorme, “El beso”, que demuestra su relación muy sensual con las mujeres y el amor: ha pintado más mujeres que hombres y a menudo han sido sus novias. La sala más grande está dedicada a la década de 1930 cuando compró el castillo de Boisgeloup, donde hace esculturas de hierro y los retratos de Marie-Therese, entre otras cosas. Hay una pequeña sala de cerámica porque Picasso revolucionó también ese arte ancestral. Él logró crear las formas más mediterráneas de la cerámica. Y la última gran sala es sobre los últimos y polémicos años. E incluso ahí va a ser evidente que siempre fue el más contemporáneo de los pintores de su época.

—¿Cómo se integró usted a este Picasso en Uruguay?

—El director del Museo de Picasso en París, Laurent Le Bon, quiso hacer el proyecto Picasso Mundo y por casualidad lo planteó en una cena con un coleccionista que vive aquí, mi amigo Jorge Helft, que preguntó si se podía empezar aquí en Montevideo. Le Bon estuvo de acuerdo y el más conocedor de Torres García y Uruguay de los picassianos, soy yo. Así que aquí estoy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)