Este fin de semana vuelve a llenar la capital de historietas y arte

MVD Comics: regreso de la aventura colectiva

Al principio solo había una idea y la expectativa de atraer a unos pocos en torno a las historietas y afines. Aquello se volvió realidad en 2002 en el desaparecido local de Pachamama y convocó a unas 600 personas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Montevideo Comics vuelve a la capital el próximo fin de semana.

Fue el inicio de Montevideo Comics, que se ha venido desarrollando desde entonces y cada vez con mayor poder de convocatoria: de Pachamama el evento se mudó a la Estación de AFE y más tarde al Cine Plaza. Para la undécima edición, aquellos cientos se habían convertido miles (5 mil exactamente) y el recinto pasó a ser el Auditorio Nacional del Sodre. Mañana y pasado, desde las 13 horas y hasta las 23, se desarrollará la edición número 13 y se espera que, entre los dos días, pasen por ahí más de 7 mil personas. "Ya la primera de hecho para nosotros fue una locura, porque esperábamos 100 personas. No teníamos referencias ni nada y con que fueran 100 personas ya nos quedábamos contentos. Al final anduvo muy bien, la idea le gustó a la gente y despertó simpatías", dijo a El País Matías Castro, creador y director de la convención. Las entradas están a la venta por Tickantel y en la boletería del Auditorio desde 280 pesos y 490 los dos días.

Montevideo Comics ha sido parte clave, también, en el proceso de difusión de la historieta en Uruguay. Su progreso bien puede ser un correlato del escenario de la historieta en el país. Una década atrás, el ambiente del comic local apenas contaba con unos pocos esfuerzos aislados y se mantenía como una expresión del under, un arte alternativo reservado para unos pocos. En cada edición, Montevideo Comics se ha encargado de ir desterrando poco a poco los mitos que encerraban a la historieta como una afición exclusivamente nerd. "Durante un tiempo se generó la idea de que la historieta era una cosa para unos pocos iniciados o fanáticos que iban a las librerías especializadas. Por suerte en la última década volvió a cambiar y está más normalizado", explica Castro. "La idea que estructuró esto desde el principio es hacerlo bien diverso. A algunos les puede parecer un cambalache, pero intentamos diversificar y que sea más atractivo para gente que está por fuera del mundo del cómic. Tratamos de cuidar la diversidad de propuestas para que vayan niños, lectores veteranos, jóvenes y familias".

—¿Por qué hasta hace un tiempo la historieta era algo tan cerrado?

—Por prejuicios y porque no había muchos lugares dónde expresar lo que a vos te gustaba. En los años 90 si eras lector de historietas quedabas como un bicho raro. Ahora también hay un montón de cambios que tienen que ver con Internet y con la mediatización del cómic por medio de las películas. No todo es Capitán América en el mundo del cómic, pero eso ayuda a generar la idea de que está todo bien y que no sos un bicho raro porque te guste una historieta.

—El cine está adaptando muchos cómics. ¿Cómo influye esto en las revistas?

—Las películas por un lado contribuyen a la difusión pero no sé si necesariamente ayudan al mundo del cómic en el sentido de las ventas. Por ejemplo: ahora viene la película nueva de los Cuatro Fantásticos y Marvel acaba de cancelar la serie de los Cuatro Fantásticos en el papel. Después de más de 600 números y muchos años la cancelan porque no tienen lectores, pero al mismo tiempo en el cine largan una superproducción.

La convención tendrá unas 25 películas en exhibición durante los dos días, que permitirán ver el panorama cinematográfico del cómic que habitualmente no llega a salas comerciales. Además de cuatro pisos ocupados por unos 70 stands de libros y revistas, esta edición hará especial hincapié en las exposiciones, con trabajos de los uruguayos Matías Bergara, Alejandro Colucci y Rodolfo Santullo, además del de extranjeros como el italiano Manuele Fior. Los trabajos de Santullo, además, serán expuestos con un novedoso holograma interactivo. Las conferencias, 13 en total, componen otro atractivo.

—¿Es más profesional el ambiente hoy?

—Los creadores en buena medida se han empezado a tomar más en serio a sí mismos, en el sentido de dedicarse de verdad a tratar de convertir su trabajo en las historietas en un trabajo de verdad que les reditúe y no en una cosa que hacen los domingos de mañana. Tal vez sea un cambio generacional y de cabeza. La historieta ha ganado una aceptación mucho más grande y quedó establecida dentro del panorama cultural uruguayo. En el imaginario uruguayo está más instalado el tema. El panorama del que partimos era muy distinto, las revistas eran mucho más amateur. En aquella época en las librerías comunes prácticamente no había historietas, mucho menos historietas uruguayas. Hoy vas a montones de librerías y encontrás una pequeña oferta de cómics. Los cómics nacionales tienen distribución en las librerías y están más visibles.

—Y ustedes fueron cambiando con el ambiente...

—El primer año obviamente nadie nos daba bola, éramos unos locos sueltos. Empezamos a ganar simpatías y apoyos. Si bien trabajamos e intentamos proyectarlo no nos imaginábamos mucho esto. De hecho yo ahora mismo no me imagino cómo puede ser el Montevideo Comics del año próximo.

Dos días de cómics para toda la familia.


Realizado por tercer año consecutivo en el Auditorio Nacional del Sodre, Montevideo Comics vuelve mañana y pasado con muchas novedades del panorama de la historieta local y también internacional. Las entradas por cada día son de 280 pesos y el abono por los dos días de 490. Quienes vayan disfrazados (cosplay) pagarán 230 pesos, mientras que los menores de 10 años entrarán gratis. Los primeros 1200 visitantes de cada día, además, recibirán de regalo el libro con las obras de Emilio Cortinas. Con la entrada, se obtiene un dos por uno para ver la película Dios Local, descuentos para la librería especializada La Revistería y otros beneficios. Las actividades comenzarán sobre la 13 horas del sábado y se extenderán hasta la noche ambos días, incluyendo charlas, conferencias y películas.

SABER MÁS

Historietas uruguayas rescatadas en libros.


Los primeros 1200 en llegar a la convención en cada día recibirán gratis Cortinas: Hazañas de un viajero del tiempo, que incluye historietas de Emilio Cortinas (1937-1955). Es el tercer año que la convención se aboca a un trabajo de "redescubrimiento" de la historieta nacional: en 2013 hicieron una edición especial con Carlos María Federici y el año pasado hicieron lo propio con obras de Fola. "Desde el segundo año regalamos una publicación de historieta con la entrada", cuenta Castro.

"La revista publicaba el concurso de historietas nacional que se hacía. Durante unos años dejamos de hacer el concurso y empezamos a hacer uno de novela gráfica, entonces se regalaba eso.

Después, en el 2013, surgió la idea de rescatar clásicos de la historieta uruguaya. La idea es usar la plataforma que tenemos para hacer un laburo que de otra manera sería inviable, porque implica investigación y restauración, pero que comercialmente no sé qué tan rentable es en Uruguay. Optamos por hacerlo de este modo y regalar el libro. Nos aseguramos que en el fin de semana se van a distribuir 2400 libros de Emilio Cortinas; habrá gente que no le dará bola y otra cantidad de gente que sí lo va a abrir y va a descubrir otro tipo de historieta".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados