Murió la agente literaria Carmen Balcells

La mujer que inventó un boom y lo hizo triunfar

La prestigiosa agente literaria española Carmen Balcells, gran promotora de los principales escritores del ‘boom’ latinoamericano, murió el domingo a los 85 años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Era la Reina Victoria al frente de su agencia literaria. Foto: EFE.

CARLOS REYES

La familia de la reconocida gestora, cuya trabajo le valió la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes del gobierno español, pidió privacidad para que el duelo se celebrara en un ámbito íntimo.

Balcells difundió a escritores de la talla del colombiano Gabriel García Márquez, el peruano Mario Vargas Llosa, el argentino Julio Cortázar, la chilena Isabel Allende o el uruguayo Juan Carlos Onetti. Entre los escritores que apadrinó su agencia está el argentino radicado en Uruguay Carlos María Domínguez, quién trazó para El País una semblanza de la fallecida agente cultural.

"La traté en Barcelona en el 2004, cuando estuve presentando mi libro La casa de papel, y estuve con ella en la agencia, que tenía alrededor de unos 30 empleados, y sus departamentos de Lenguas extranjeras, de Lengua hispana, su comité de lectores: en el piso de arriba, tres muchachos todo el día leyendo los manuscritos que llegaban a la agencia. Y ella reinando ahí, como una Reina Victoria, una dama reducida en sus capacidades físicas pero de un carácter fuerte, dando órdenes y directivas a todo el mundo, y todos corriendo alrededor de ella", evocó Domínguez.

Nacida en una pequeña aldea de Cataluña, Santa Fe de Segarra, esta fuerte personalidad, sin estudios universitarios, entró en el mundo editorial trabajando en la agencia del escritor rumano Vintila Horia, hasta que en 1960 decidió abrir su propia agencia. Trabajando duramente y lejos de los medios, casi sin conceder entrevistas a la prensa, su agencia se convirtió en uno de los actores clave de la literatura iberoamericana.

"Su gestión fue decisiva para la expansión de la literatura latinoamericana en todo el mundo. Ella fue la primera que cambió un formato editorial, poniéndolo un plazo a los contratos, dado que antes los escritores quedaban condenados a hacer contratos de por vida", puntualiza Dominguez.

"Con respecto al boom latinoamericano, hubo una coincidencia: por un lado una generación especialmente talentosa, que daba una producción nueva en el mundo de la literatura, y por otro lado una astucia comercial como la de esta mujer, permitiendo esa conjunción que todo eso se difundiera con gran eficacia, y que los escritores empezaran a ganar dinero. Antes de Carmen Balcells, en el mundo hispano no existía nada de eso", afirma Domínguez, puntualizando que uno de los autores que la agente literaria proyectó al mundo fue Juan Carlos Onetti.

"Ella lo vino a buscar acá, como fue a buscar a distintos escritores por América Latina, en los años 60, cuando Onetti vivía ahí, en la calle Gonzalo Ramírez, y malvendía sus títulos, como era propio de la época. Ella lo tomó y lo vendió a distintas lenguas: fue muy importante para Onetti, como para muchos escritores, que por primera vez encontraban un esquema comercial que les permitía vivir de lo que escribían".

Junto a los autores del boom latinoamericanos, y a las nuevas generaciones de escritores, la agente literaria también promovió también la obra de muchos españoles, como Camilo José Cela, Vicente Aleixandre, Juan Marsé, Juan Goytisolo, Miguel Delibes y Manuel Vázquez Montalbán. "En los comienzos ella tenía un trato más personal con los escritores: cuando yo la conocí ya delegaba más", explica el escritor argentino afincado en Uruguay.

En mayo de 2014, la agencia de Carmen Balcells anunció una fusión con el estadounidense Andrew Wylie, principal agente del mundo anglosajón, un proceso que, de culminarse, convertiría a Balcells & Wiley en la mayor agencia literaria internacional.

Sin duda un último paso de Balcells, que acusaba que los tiempos eran otros para la difusión de la literatura mundial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)