ARTE Y EXPOSICIONES

El modernismo en una línea fotográfica latina

Leonardo Finotti expone "Latinitudes" en el Museo Zorrilla.

Finotti asegura que "Latinitudes" es una obra que sigue en construcción. Foto: D. Borrelli
Finotti asegura que "Latinitudes" es una obra que sigue en construcción. Foto: D. Borrelli
Leonardo Finotti en la inauguración de "Latinitudes". Foto: D. Borrelli
Leonardo Finotti en la inauguración de "Latinitudes". Foto: D. Borrelli
"Latinitudes" en el Museo Zorrilla. Foto: Darwin Borrelli
"Latinitudes" en el Museo Zorrilla. Foto: Darwin Borrelli
"Latinitudes" en el Museo Zorrilla. Foto: Darwin Borrelli
"Latinitudes" en el Museo Zorrilla. Foto: Darwin Borrelli
"Latinitudes" en el Museo Zorrilla. Foto: Darwin Borrelli
"Latinitudes" en el Museo Zorrilla. Foto: Darwin Borrelli

De vez en cuando pasan cosas, como hace poco con la realización de un mural en la fachada de Cinemateca 18, que nos hacen levantar la mirada y reparar en aquellos elementos que también hacen a la ciudad, pero de los que solemos olvidarnos. Caminar por Montevideo suele ser, por cuestiones rutinarias, un ejercicio que tiene más que ver con esquivar baldosas flojas o personas de andar lento, que con apreciar la belleza que hay por ahí.

Esa es la gran reflexión que se desprende de Latinitudes, la muestra que el fotógrafo brasileño Leonardo Finotti inauguró el pasado 15 de junio en el Museo Zorrilla, y que seguirá hasta el 12 de agosto. Se la puede visitar de lunes a sábados de 14.00 a 19.00, con entrada libre.

En Latinitudes, Finotti, que es uno de los principales fotógrafos de arquitectura a nivel internacional, traza una línea que a través de imágenes en blanco y negro y conecta a ocho grandes ciudades con la intención de revalorizar la modernidad en América Latina.

"Este trabajo empieza porque en 2008 me invitaron desde el MoMA en Nueva York, para ser parte de una exposición sobre el modernismo en Latinoamérica", cuenta Finotti a El País. "Pero estaban interesados en el período de 1955 a la década de 1980, y a mí me interesaba el período completo", agrega.

Desde ahí, Finotti que es arquitecto de formación y consolidó su carrera más que nada con su trabajo en Portugal (uno de sus grandes proyectos fue una revisión fotográfica de la obra de Oscar Niemeyer), se dedicó a viajar y fotografiar rincones de Montevideo, Buenos Aires, Ritoque, San Pablo, Bogotá, Caracas, Cuidad de México y La Habana, buscando enfatizar los puntos en común de una identidad colectiva que todavía está desfragmentada.

"Hay mucho que hacer por el discurso de valorar el modernismo en América Latina, porque todavía no se logró ese concepto más de continente", comenta el brasileño y agrega: "este proyecto todavía sigue. Esta es la parte más avanzada de la obra, pero la idea es volver a los sitios y que sea un trabajo siempre en construcción".

Ese, el de revisitar el modernismo latinoamericano, es uno de los pilares de la obra de Finotti, que tiene como otra pata firme llevar lo formal a un terreno más informal, y viceversa: es decir, encontrar la belleza y el valor de obras anónimas, de edificios que a priori pueden parecer comunes y corrientes, pero cuyas líneas se cruzan de manera particular con el resto del paisaje y componen una imagen especial.

Y eso, el edificio o el lugar a retratar, con la dureza que puede tener por su forma y la frialdad que le pueden dar los materiales, es parte de un todo; es decir, es el protagonista de una ciudad en movimiento con su ritmo propio, que en ese marco gana en cuanto a calidez.

"Yo estoy siempre mirando sin cámara", cuenta el brasileño, que cuando en su mente decide la fotografía que quiere tomar, no necesita más que poner el trípode y hacer click. "Trabajo rápido, es una consecuencia de mirar libremente".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)