La nueva performance del creador del perfume de Mujica

Martín Sastre: "Estoy escapando de las etiquetas"

Con su intervención Eva: Volveré y seré performers" para la primera Bienal de Performance de Argentina, Martín Sastre volvió a llamar la atención. De su mano la icónica Evita volvió a su histórico balcón en la Casa Rosada encarnada en unos 300 voluntarios entre los que estuvo la artista serbia Marina Abramovic.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La nueva performance del creador del perfume de Mujica.

"Siempre quiero más repercusión", dice a El País como si la masividad que obtiene su trabajo no alcanzara.

Si no puede ver el video haga click aquí 

Es que lo que hace Martín Sastre podrá o no gustar, pero nunca pasa desapercibido. Arriesgado, desde sus inicios el artista uruguayo en el que predomina el audiovisual juega con figuras icónicas tan diversas como son José "Pepe" Mujica (es el creador de su "perfume"), Natalia Oreiro, Alcides Ghiggia, y ahora la propia Eva Perón. ¡¿Qué falta, el Papa?! "No es una mala idea, aparte ahora es rioplatense, lo tenemos acá a la vuelta. En realidad el papa fue el primer ícono que trabajé, mi madre tiene guardado un dibujo de cuando tenía 5 años que se llama El papa haciendo pichí.

Yo cuando era chico creía que el papa era una estrella del rock o algo así, porque justo fue la asunción de Juan Pablo II y la muerte del anterior y se ve que en las noticias veía mucho el tema. Y el dibujo es el papa con toda una corona, hablando por el micrófono y haciendo pichí. Ahí ya estaba todo, el ícono, la controversia… Y sí, los papas también hacen pichí", apunta risueño. Habrá que ver qué dice Francisco.

La performance ha estado en Sastre desde sus inicios, esos en los que por ejemplo junto a sus partenaires de Movimiento Sexy festejó el cumpleaños de Oreiro en el Centro Cultural Recoleta de Buenos Aires en 2001. La actriz acudió y años más tarde se convirtió en la protagonista de Miss Tacuarembó, el primer y hasta ahora único largometraje de Sastre.

En Eva, volveré y seré performers, presentada el 1° de mayo, Martín Sastre propuso al público permanecer en el balcón de la Casa Rosada durante un minuto y experimentar lo que sintió Evita en su discurso del 1° de mayo de 1952 cuando se dirigió a los trabajadores. Gravemente enferma, sabía que sería la última vez que le hablaría al pueblo argentino y se dispuso a defender con pasión el trabajo del general Juan Domingo Perón. Su voz, amplificada por un micrófono y transmitida por radio, despertó el fervor popular en la multitud presente y mantuvo en vilo a los oyentes de cada hogar del vecino país. Fue un día histórico, Eva moriría unos meses después con 33 años, transformándose en una leyenda.

Las 300 invitaciones para participar del proyecto se pusieron a disposición del público desde la web de la bienal y se agotaron en tan solo dos horas. Por eso para el día del registro se invitó al público general a participar desde la plaza. Quienes participaron de la obra, ocuparon "por un instante el espacio físico de Eva para ser parte de una pieza artística y protagonistas de una acción histórica". Los invitados pasaban de a grupos pequeños e iniciaban el ascenso al balcón acomodados por los majestuosos pasillos de la Rosada mientras escuchaban el discurso. Una vez en el balcón que tenía la tarima y los micrófonos la reacción variaba. "La imagen de la Plaza de Mayo desde ahí es increíble, de mucha magnitud. Algunos no se animaron a salir; muchos salían con lágrimas; hubo una pareja que quiso hacer el abrazo de Perón y Evita, un señor de 85 años que subió con bastón; a una chica que no estaba acreditada la invité porque estaba llorando aferrada a la reja de la Casa Rosada. Fue una experiencia muy fuerte y por suerte la pudimos hacer", dijo el artista uruguayo.

Además de los 300 minutos que hay filmados de la experiencia en el balcón, a los participantes se les hicieron entrevistas. Sastre aún no sabe qué hará con todo el material, pero asegura que podría dar para una película.

Es que saber a dónde irá a parar lo realizado es casi imposible, prueba es dónde está en U from Uruguay, la fragancia más cara del mundo hecha con las flores de la quinta del expresidente José Mujica. "Uno de los frascos lo tiene él y el otro está en el ropero de mi mamá", reveló.

—Tu trabajo tiene mucho "golpe de efecto" y masividad y decís que en lo personal necesitás de la sorpresa…

—Sí. A mí me gusta que me sorprendan y me gusta sorprender. No me gusta encasillarme en nada por el simple hecho de que me aburro. Necesito hacer distintas cosas y me gusta cuando otros artistas pueden hacer eso, disfruto ver eso, porque viste que en el campo del arte está todo muy esquematizado y sos el artista que hace tal cosa. Yo en ese sentido es como que le estoy escapando a las etiquetas pero no por los demás sino por mí mismo. Necesito realmente sentir esa libertad. Y eso que decís de la masividad es real, yo me doy cuenta, pero no hay una construcción sobre eso. Siempre estás empezando de nuevo.

—Sos de interesarte en íconos que hacen a la identidad o con los que la gente se identifica. Te metés con figuras fuertes y no hay intocables. ¿Cómo fue el proceso de creación con Eva Duarte?

—Es cierto y tiene que ver con cómo funciona mi cabeza. Con Eva fue en principio el trabajo conceptual de pensar en la influencia de las mujeres en la construcción de la identidad argentina. Desde las Madres de Plaza de Mayo pero pasando también por sus actrices. Para mí la Argentina es un país muy femenino que tiene la particularidad aparte de que el gentilicio de las mujeres significa ser el país. Pueden decir "Yo soy Argentina", eso no lo puede decir una francesa y no pasa en ningún otro país que yo sepa. Después trabajar para mí el acto performático de Eva ese 1° de mayo de 1952 es probablemente uno de actos de poner el cuerpo más fuerte de la historia del siglo XX, sobre todo de una mujer. Y su voz tiene un nivel de dramatismo único. Me sirvió leer los diarios de rodaje de Evita, había oposición a que Madonna grabara allí y finalmente se logró, y ella cuenta toda una experiencia de la sensación que tiene al salir a ese balcón que siente que Eva Perón realmente está recorriendo su cuerpo y que ella está frente a los ojos de la humanidad hambrienta. Y me pareció que esa misma sensación estaba buena devolvérsela a la humanidad para que esté menos hambrienta. O sea ese balcón es como el corazón espiritual de la Argentina y que a ese lugar lo ocupen no solamente los líderes sino el pueblo, la gente; y que a nivel artístico el cuerpo de la acción no sea el artista sino el espectador. Eva nunca dijo "Volveré y seré millones", es una frase de Tupac Amaru, pero en el inconsciente colectivo está instalado que Eva lo dijo. Y esto fue una forma de hacer realidad su profecía y un ejercicio de poner el cuerpo a otra persona. A mí me toca una fibra muy íntima, de chico en Uruguay fui a la escuela República Argentina y llegue a ser abanderado de la bandera argentina. Tras la experiencia caminaba solo por los salones de la Rosada pensando en eso y en Eva. Cuando trabajás con una figura la empezás a humanizar y ves que era una chica y que se murió a los 33 años. Eva Perón hasta el día de hoy sigue siendo la argentina más famosa de la historia. La historia de ella aparte es como Miss Tacuarembó, que bien podría ser una chica que viene de Los Toldos y que lleva todo eso.

—Justamente se cumplen 5 años desde Miss Tacuarembó. Una película de formato arriesgado con crítica a las instituciones, en este caso a la Iglesia Católica y cómo opera en el Interior. ¿Cómo ves esa experiencia?

—Sí, muy arriesgada. De hecho me pidieron cambiarla para cierto público y no trancé ni un centímetro. A mí me parece que es amable para todos los públicos. Una vez uno me paró en Montevideo y me dijo que no le había gustado y yo le dije que no se preocupe porque una película así no se hace más en Uruguay, es única. Y fue la conjunción exacta de momentos particulares de quienes la hicimos. Daniel (Dani Umpi) me dejó reescribir con gran libertad y le estoy muy agradecido y era un momento en que Natalia (Oreiro) estaba dejando la TV. Es como que toda la etapa de Movimiento Sexy se conjugó y cristalizó en Miss Tacuarembó. Por otra parte, a lo mejor la gente cree que el retrato que hice de Cristo lo hice en cinco minutos pero yo me lo tomé muy en serio. Porque siempre me llamó la atención que Cristo sale sangrando, sufriendo, crucificado y sin embargo ese Cristo es una super-estrella, una especie de crack total, es como el hermano mayor que todos queremos tener. Era mostrar a Cristo bien, divirtiéndose con Natalia. Son distintas visiones de una institución porque hay personajes como el de Haydée que encarnan el lugar luminoso de la doctrina católica; y otros como el de Cándida que toman toda la parte dogmática de castración y de frustración y de no dejar que nadie sea por fuera del rebaño. Pero la crítica podría ser a la Iglesia Católica, a otra religión, al Estado o a cualquier sistema de creencias.

Una manera del arte que llega a la vecina orilla.

Eva: Volveré y seré performers es la primera pieza inédita de Martín Sastre especialmente realizada para la primera Bienal de Performance de Argentina de la que entre el 27 de abril y el 7 de junio participan más de 100 artistas de diferentes países en las ciudades de Buenos Aires, Neuquén y San Juan. Entre quienes participan están Marina Abramovic, la estadounidense Laurie Anderson (que actúa este fin de semana), Sophie Calle, Tania Bruguera, Jorge Macchi, Amalia Pica, el colectivo Mondongo entre otros artistas performáticos. La bienal empezó el 27 de abril y se extiende por 42 días hasta el 7 de junio.

Sociedad con ícono de la performance.

En la intervención de Sastre en la Casa Rosada participó la serbia Marina Abramovic. Artífice y esencia misma de lo que es la performance desde la década de 1990. Abramovic ubicó a Sastre y le pidió para realizar la acción. Se iba antes del 1° de mayo y por eso la realizaron una noche. "Ella me lo pidió. Es una ícono encarnando a otra ícono", dice Sastre. "Y esas son las cosas que me gustan que me sorprendan. Realmente no me lo esperaba. A Marina la conocí hace mucho en Madrid pero no éramos amigos ni nada. Pensé que era una cosa como simpática de su parte nada más el querer participar. Pero nos volvimos a ver y me dijo Martín, por favor para mí sería un honor, es una experiencia única en la vida y yo le dije El honor es mío, tiene muchísimo sentido que vos seas la primera en hacer esto. Marina fue la que puso la performance en lo más alto de las artes visuales. Fue realmente un honor y terminamos superemocionados. En el cruce de miradas Marina me dijo: "Los dos tenemos nariz grande, mirada intensa y cejas gruesas" y le dije: "Sí, somos parientes". Porque en realidad uno tiende como a disipar la energía y Marina la concentra: para mí fue como un aprendizaje. Saqué muchísimas cosas en limpio de poder hacer la acción con ella".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)