Arte y exposiciones

El libro de los naipes uruguayos

Hoy se presenta una curiosa publicación de Marcos Silvera.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marcos Silvera Antúnez, presidente de la Asociación de Coleccionistas del Uruguay

El coleccionismo puede abarcar los rubros menos pensados, y cada vez crece más en cantidad de coleccionistas y en diferentes áreas. Hay libros que dan cuenta de colecciones privadas que fueron creadas a partir de años de acopio y clasificación de materiales. Hoy a las 19:00 horas, en el Casino Parque Hotel (Joaquín de Salterain y Gonzalo Ramírez), con entrada libre, se presentará un material nada común: Historia de los naipes en el Uruguay, 1724-2015, de Marcos Silvera Antúnez, quien ya ha publicado libros vinculados a la numismática, a los álbumes de figuritas y a la historia del transporte, entre otros variados temas.

"Este libro reúne la historia de los naipes que fueron usados en Uruguay, desde la fundación de Montevideo hasta nuestros días", explica Silvera a El País. "Pasa por los naipes que trajeron los primeros colonos, los que se usaron en la época de Artigas, y así progresando en el tiempo se pudo hacer una catalogación de los distintos mazos de naipes, los fabricados en nuestro país y los extranjeros importados. Porque acá, la primera fábrica de naipes es de 1893".

El libro, de tapa dura, editado por El Galeón, tiene 150 páginas y en ellas se ven desde barajas hechas por indios hasta todo tipo de cartas, de las más dispares tipografías. Pero su contenido no queda ahí: hay imágenes que reproducen documentación histórica vinculada con el juego, así como textos explicativos que ubican el material en su contexto histórico y social. También se repasan los juegos de barajas, así como los distintos casinos del país.

"La mayoría del material del libro forma parte de mi colección, salvo algún caso como los naipes artiguistas, dado que la única serie que se conoce está en el Museo Histórico, que me aportó las imágenes", señala Silvera, agregando que el juego de baraja históricamente fue en este país uno de los entretenimientos principales, de ahí su relevancia histórica así como su censura, que también existió en tiempos pasados.

Silvera afirma que en Europa está muy extendido el estudio de la baraja y su historia, y de hecho, está recibiendo muchos pedidos, sobre todo de Inglaterra y de España. "Yo también colecciono monedas, juras reales, álbumes de figuritas, tarjetas postales de las guerras civiles, y algunas otras cosas. Es muy difícil que una colección se cierre del todo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados