Carlota Ferreira protagoniza el nuevo libro de Diego Fischer

Una leyenda del Río de la Plata que cobra vida

Existió Carlota Ferreira? De ser así, ¿quién fue esa mujer tan recordada por su retrato pintado por Blanes? Esas son las principales preguntas que se planeta el libro de Diego Fischer, Carlota Ferreira. Retrato de una mujer que se inventó. Fischer habla del personaje que protagoniza su último trabajo periodístico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fischer da a conocer otras facetas de la poetisa.Darwin Borrelli.

—¿Por qué elegiste el personaje de Carlota Ferreira?

—Carlota era un personaje hasta que empecé a investigar, del que se conocía muy poco. Era una leyenda que partía del famoso retrato de Juan Manuel Blanes. Me pareció un personaje interesante, la idea en un comienzo era hacer una aproximación mayor a Blanes pero después Carlota terminó adueñándose de la historia.

—De todas formas se habla bastante de Blanes.

—Así es, lo que sucede es que conocemos a Carlota porque la pintó Blanes, si Blanes no la hubiese pintado Carlota no existiría para nosotros, de pronto era una leyenda más, una leyenda sin rostro. Se cuenta la vida de Blanes es porque también a través de ella uno va conociendo el Uruguay de ese entonces, se va pintando la sociedad en la que vivió y así poder llegar a entender algunas actitudes o posturas, su forma de conducirse por la vida.

—En el libro se pinta a Carlota como a una femme fatale, algo que llama la atención viendo el retrato, que no tiene mucho que ver con los cánones actuales de belleza.

—Es verdad, pero hay que ponerla en el contexto. Carlota es una matrona, las mujeres de aquella época eran más bien rellenas, porque eso era sinónimo de salud. La matrona es además una mujer poderosa, que tiene prestigio y poder. A esa mujer pintó Blanes. Pero no es una mujer hermosa la que vemos en el retrato, aún para los cánones de aquella época.

—Hay una reconstrucción importante de diálogos, ¿cómo fue el trabajo periodístico?

—La documentación que hay sobre Blanes es muchísima y sobre todo cartas y los diálogos los tomo de allí. En el caso de Carlota provienen también de expedientes judiciales que suman más de 3.000 páginas. El gran aporte para descubrir realmente al personaje fue poder encontrarme con los descendientes de Carlota que viven en Argentina que me aportaron el diario de apuntes con las memorias de la bisnieta ella.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados