COLUMNA: UNA SEMANA

La invasión de los libros del mundo

Me acabo de sacar una foto con Irvine Welsh y eso podrá ser cholulo pero no hay manera mejor de terminar una semana. Por las dudas, Welsh es un escritor escocés bien famoso porque escribió Trainspotting, una película fundamental de la década de 1990. Su novela también era buenísima.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Irvine Welsh. Foto: AFP

Su obra va más allá de eso con una decena de novelas, varias adaptaciones teatrales, película y libros de cuentos; todo un corpus interesante y jugado. Su última novela, La vida sexual de las gemelas siamesas (Anagrama) traza un duro panorama del mundo de hoy a partir de la historia, algo raro en él, de dos mujeres en Miami.

En una linda tarde primaveral, Welsh está ajeno a eso y aunque conversando queda claro que es consciente del peso de su obra, se lo ve distendido y curioso por una ciudad que todavía no recorrió. Debe estar acostumbrado al cholulismo de una foto o a la involuntaria adulación de un periodista en fase poco profesional, así que no es tan grave.

No me lo crucé de casualidad. Welsh —que tiene 57 años y es más alto y más simpático de lo que uno podría imaginar— anda por Montevideo para participar del spin off uruguayo del Festival Internacional de Literatura de Buenos Aires, el Filba, que va hasta mañana lunes.

Estará hoy, a las 18.30 en el Museo Nacional de Artes Visuales, el del Parque Rodó, participando de una mesa redonda sobre literatura inglesa. Tiene varias cosas para decir desde el papel de protagonista.

El Filba aloja un montón de actividades que celebran el libro como una plataforma indispensable de entretenimiento, sosiego, educación y cultura. Un evento así debe ser saludado y acompañado.

Y es la avanzada de un par de semanas repletas de literatura: el miércoles empieza la Feria Internacional del Libro, que va por 39 ediciones y vuelve a estar en el atrio de la intendencia de Montevideo.

Con esa excusa vendrán otros autores importantes como los peruanos Alfredo Bryce Etchenique y Jaime Bayly, el portugués José Luis Peixoto, el argentino Pablo Ramos. Algunos van a ameritar charlar y sacarse una foto con ellos.

El valor de la literatura también se saluda con esos pequeños y cholulos gestos de admiración.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)