FOTOGALERÍA

Lo inquietante de una foto Polaroid

El fotógrafo Nicolás Pereyra expone sus últimos trabajos.

Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra
Exposición de polaroids. Foto: Nicolás Pereyra

La muestra No todo está en venta. Polaroids, del fotógrafo Nicolás Pereyra, se está realizando en Punta del Este, en Kavlin Centro Cultural, en Calderón de la Barca y Shakespeare, con entrada libre. Abrió el sábado y va a estar hasta el 23 de agosto.

"Este trabajo lo vengo desarrollando desde hace dos años, con la llegada a mis manos de una Polaroid. Lo que me motiva de este tipo de cámaras es el camino a explorar, y la influencia del azar en la impresión. La temperatura, la luz, los errores, toman un papel principal en esas imágenes", explica Pereyra, que ha realizado varias exposiciones y es editor de Fotografía de El País.

En este caso, el artista enfocó la cámara hacia imágenes cotidianas y situaciones con amigos y familia, hecho que le da al resultado un tono muy personal, "donde los retratados casi siempre son personajes muy cercanos. También hay paisajes, momentos y collages. Todos ellos forman parte de mí", agrega el fotógrafo, que en otras instancias ha publicado en libros parte de sus trabajos.

La exposición reúne 60 fotografías, entre fotos individuales, dípticos y trípticos. "Todas hechas con una cámara Polaroid SX 70, un clásico de la marca. Me interesa el grado de sugerencia que tiene esta técnica, cosas que parecen ser y no son. O la necesidad de tener varias lecturas de la imagen para poder descubrir de qué se trata", señala el artista.

Para muchos, Polaroid es sinónimo de cierto aire retro. Pero Pereyra aclara: "Si bien este tipo de cámara se ha puesto de moda últimamente, a mí no me lleva a un lugar nostálgico. Capaz que este trabajo tiene muchas más imágenes de familia, pero no por eso es nostálgico. Si bien es verdad que las imágenes rememoran estéticas antiguas, últimamente los químicos nuevos hacen que eso no sea tan así, y la imagen resultante es prácticamente como una de película".

"Yo trabajo mucho en película (35 mm y medio formato), y en Polaroid encontré una cierta continuidad. La intervención antes la realizaba manualmente. Así fue en mis trabajos anteriores, como Obligatorio (mi primera muestra) o Ataraxia (mi primer libro), donde yo mismo intervenía las imágenes, en las cuales también había un componente químico y azaroso. Eso está muy emparentado con la intervención que se logra en las polaroids, ya sea por la luz que la afecta al salir, la temperatura del ambiente, etc. A medida que iba trabajando con ellas, le encontraba más posibilidades de intervenciones", afirma el artista sobre estos nuevos trabajos experimentales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados