El Ballet Nacional Sodre según el ojo de Leo Barizzoni

Imágenes fijas de un arte en acción

El jueves último el Auditorio Nacional Adela Reta inauguró una nueva exposición fotográfica, que rinde homenaje al Ballet Nacional Sodre, en sus 80 años de trayectoria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ballet

Se trata de un conjunto de 30 grandes fotos de Leo Barizzoni, que se denomina Detrás del telón y repasa en creativas imágenes los últimos cinco años del BNS. La muestra se podrá visitar hasta principios de diciembre, puesto que el 17 de diciembre se traslada a Argentina, para ser expuesta en el Centro Cultural Borges de Buenos Aires.

La exposición ocupa tres niveles del edificio, y está ordenada de modo "que cada piso se defienda solo, que sea potente, si bien desde un punto más alejado, desde la tertulia, se tiene una visión general de la muestra en los tres pisos", señaló Barizzoni a El País.

"Las fotografías intentan mostrar la vida diaria, no solo de los bailarines sino de todo lo que ocurre previo a la subida del telón. Prácticamente no hay fotos de escena ya que la intención es contar y mostrar todo lo que el espectador no ve, todo ese trabajo inmenso, esas horas y horas de ensayo, todos los días del año", afirma el fotógrafo.

Como fotógrafo de prensa, Barizzoni tomó contacto con Julio Bocca, director artístico del BNS, cuando el artista argentino tomaba las riendas del cuerpo estable del Sodre, y las sucesivas coberturas periodísticas lo fue llevando a idear un trabajo de mayor aliento.

"Este tipo de trabajo lleva su tiempo: me refiero a que creo que uno tiene que adaptarse al lugar al cual va a fotografiar. Este es uno de los casos en que uno no puede ser anónimo, no podés pasar desapercibido como en la fotografía callejera, no podés esconderte detrás de la cámara. Ahí estás, con tu cámara colgando, paseándote por los pasillos y en constante contacto, en este caso, con los más de 70 bailarines", recuerda el fotógrafo sobre el proceso de trabajo.

Y agrega: "Entonces también es importante el vínculo con ellos, el generar confianza, el conversar, comenzar a memorizar sus nombres, a conocerlos un poco más. Hoy en día, con la mayoría, nos encontramos en los corredores y hablamos de cualquier tema, música en algunos casos, temas laborales en otros. Creo que eso es muy importante para el desarrollo del trabajo. De esa manera lográs la misma invisibilidad pero desde el otro lado, están tan acostumbrados a verte que ya la cámara no es algo que se interponga entre ellos y yo. Y siempre sabiendo cuándo disparar y cuando no, porque quizás estás molestando en un momento de concentración".

Otra exposición de tenor similar va camino a abrirse el próximo jueves: es Pueblo Ballet, de Santiago Barreiro, que se podrá visitar en la Fotogalería de la Ciudad Vieja, en Piedras y Pérez Castellano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)