LIBROS

Los hombres que hicieron el Uruguay desde la historia

Caudillos y doctores de Maiztegui desde el sábado con El País.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lincoln Maiztegui, un hombre de muchas inquietudes. Foto: archivo El País

Lincoln Maiztegui Casas siempre fue un difusor de la cultura y la historia en un tono instruido, didáctico y de prosa entretenida y vivaz. Eso quedó más que claro en los perfiles biográficos que conforman su Caudillos y doctores que desde el próximo sábado 10, con el diario más cupón más 140 pesos, empieza a salir con El País.

Como se resalta en la contratapa de estas prolijas ediciones, la Colección Caudillos y Doctores reúne, según la historiadora Ana Ribeiro, "una síntesis de la historia del país, realizada a través de las biografías de sus hombres más notables, clasificados en dos tipos: los Caudillos y los Doctores. Los caudillos ecuestres, jinetes incansables que recorrieron la Banda Oriental hasta convertirla en el Uruguay independiente; los doctores (…) hombres ilustrados pero de acción, que batallaban desde el periodismo, la política y la cátedra".

El tomo I reúne a Francisco Javier De Elío, Eusebio Valdenegro, Andresito, Fructuoso Rivera, José Manuel Pérez Castellano y Dámaso Antonio Larrañaga.

En el resto de la colección de 10 tomos, entre otros, están Artigas, Rivera, Lavalleja, Venancio Flores, Gregorio Suárez, Timoteo Aparicio, Emilio Frugoni, Pedro Figari, José Batlle y Ordóñez, Andrés Lamas, Manuel Oribe, Gonzalo Ramírez, Luis Alberto de Herrera y José Enrique Rodó. Son casi un centenar de doctores y caudillos resumidos en perfiles históricos que los ponen en un contexto histórico desde una perspectiva actual. Maiztegui tenía su corazón político, se sabe, pero su aproximación siempre tiende a la imparcialidad.

"Las biografías son breves", escribía Maiztegui en el prólogo de Doctores, "y refieren fundamentalmente de estos hombres a la conformación del Uruguay actual".

Maiztegui nació el 11 de agosto de 1942 y fue docente desde 1968 hasta unos años antes de morir, el 11 de dicimebre de 2005. En su exilio español trabajó en El País de Madrid y a su regreso también fue periodista y columnista de Búsqueda, Posdata y, principalmente, El Observador. Caudillos y doctores debe ser incluido junto con Orientales (también publicado con El País) entre sus más aportes más importantes a la divulgación de la historia nacional, una tarea central en su obra. En 1997 publicó Mozart: Detrás de la máscara, una biografía del compositor. La música, el fútbol y el ajedrez eran algunas de sus otras grandes pasiones.

"Lincoln vivía en constante erupción creativa", escribió Leontxo García en el obituraio de El País español. "Y esa apasionada sabiduría inundó por igual su amplia obra literaria, las crónicas para este periódico del Festival de Salzburgo, las clases de historia en colegios de Montevideo o las tertulias humeantes hasta el amanecer con amigos, vino, guitarras y los más variopintos temas de conversación, donde era raro que el más sabio no fuera él".

Caudillos y doctores es una buena manera de recuperar su disposición para el debate de ideas, su prosa que sabía ser juguetona y su manera de ver la historia de un país al que quiso aun cuando lo hacía enojar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)