vea la fotogalería

El hombre que derribó los últimos alambrados

Hasta El fútbol a sol y sombra (1995), la pelota y la intelectualidad parecían jugar en canchas completamente diferentes. Nunca fue tan así, pero el prestigio internacional de Eduardo Galeano permitió derribar los últimos alambrados que las separaban.

El fútbol siempre fue una inspiración para el escritor.
El fútbol siempre fue una inspiración para el escritor.
Eduardo Galeano
Eduardo Galeano
La obra de Galeano ofrece paradojas desde sus distintos lectores y sus distintos textos. Foto: Reuters
La obra de Galeano ofrece paradojas desde sus distintos lectores y sus distintos textos. Foto: Reuters
Eduardo Galeano en el programa de Jorge Lanata "26 personas para salvar al mundo" en 2012. Foto: Archivo El País
Eduardo Galeano en el programa de Jorge Lanata "26 personas para salvar al mundo" en 2012. Foto: Archivo El País
Eduardo Galeano y Marcelo Ebrard en acto en México por homenaje al escritor uruguayo por su libro "Las Venas Abiertas de América Latina". Foto: AFP
Eduardo Galeano y Marcelo Ebrard en acto en México por homenaje al escritor uruguayo por su libro "Las Venas Abiertas de América Latina". Foto: AFP
Eduardo Galeano y José Mujica durante el homenaje al escritor en la casa del embajador argentino en 2009. Foto: Archivo de El País.
Eduardo Galeano y José Mujica durante el homenaje al escritor en la casa del embajador argentino en 2009. Foto: Archivo de El País.
Eduardo Galeano fue declarado ciudadano ilustre de Montevideo durante la administración de Ricardo Ehrlich en 2008. Foto: Archivo de El País.
Eduardo Galeano fue declarado ciudadano ilustre de Montevideo durante la administración de Ricardo Ehrlich en 2008. Foto: Archivo de El País.
Eduardo Galeano recibió el premio Morosoli en 2008 en Lavalleja. Foto: Archivo de El País
Eduardo Galeano recibió el premio Morosoli en 2008 en Lavalleja. Foto: Archivo de El País
Eduardo Galeano. Foto: Archivo El País
Eduardo Galeano. Foto: Archivo El País
Eduardo Galeano.
Eduardo Galeano.

Tan hombre de fútbol como la mayoría de los uruguayos, su capacidad para crear imágenes a través de la palabra escrita permitió que muchos profanos conocieran las mil ricas historias que tiene este deporte y que los iniciados pudieran leerlas como nunca las habían leído, aunque supieran del Maracanazo y otras leyendas reales.

En realidad, Galeano ya había empezado a vincular ambos mundos mucho antes, con Su majestad el fútbol (1968), una compilación que hizo para la editorial Arca sobre reflexiones y comentarios futboleros de varios escritores.

Si bien siempre se reconoció partidario de Nacional y recordaba de su infancia haber pegado la figurita de Rinaldo Martino junto a un crucifijo, en el Galeano hincha se adivinaba más el gusto por el fútbol que la pasión irracional por ciertos colores. Incluso porque admiraba a los aurinegros Juan Alberto Schiaffino y Julio César Abbadie, acostumbraba salir de la comarca para asistir a partidos más universales y se presentaba como "un mendigo de buen fútbol", pasando su sombrero por los estadios del mundo.

Y cada cuatro años hacía cuestión de aislarse para ver los mundiales por televisión, cuando colocaba en su casa de Malvín el cartelito "Cerrado por fútbol".

Su muerte lleva hoy a recorrer sus trabajos para recordar sus frases sobre fútbol (incluso más que sus definiciones políticas), sentencias que describen de forma elegante y precisa lo que millones de hinchas sienten cada fin de semana. Uno de sus últimos hallazgos fue la teoría sobre la habilidad de Lionel Messi: no lleva la pelota atada al pie, como lo hacía Maradona, sino dentro del pie. LUIS PRATS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados