Su regreso tras 55 años genera polémica y expectativas

Harper Lee y los rumores en torno a su nuevo libro

La semana pasada el mundo literario recibía una noticia de gran trascendencia literaria: la escritora estadounidense Harper Lee publicará el 14 de julio la secuela de su clásico Matar a un ruiseñor, 55 años después de aquel hito literario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A los 88 años, la autora estadounidense anunció la publicación de Go, set a watchman

La llegada de esta nueva novela, que se titulará Go, set a watchman, es un acontecimiento importante para los próximos meses, solo igualado por la edición de los inéditos de J.D. Salinger previstos para ver luz desde este año y hasta 2020. La relación es doble: Lee, como Salinger, se recluyó después de la publicación de aquella historia sobre el abogado Atticus Finch y no volvió a dar entrevistas ni publicar material nuevo.

Go, set a watchman es en realidad anterior a Matar a un ruiseñor. Cuando Lee la presentó a un editor, este la convenció de utilizar solo los pasajes donde la protagonista, Scout Finch, hija del abogado, recuerda su infancia. "Yo era una escritora novata e hice lo que me dijeron. No era consciente de que (el manuscrito) había sobrevivido, así que me sorprendí y me alegré cuando mi querida amiga y abogada, Tonja Carter, lo descubrió. Después de mucho pensar y muchas dudas, lo compartí con un puñado de personas en quienes confío y me complació escuchar que consideraban que valía la pena publicarlo", explicó Lee en un comunicado.

Pero ahora la polémica apunta a si realmente la autora de 88 años, que vive en una residencia de ancianos en Monroeville (Alabama) y sufrió un ACV en 2007, está en condiciones de decidir por sí misma la publicación del libro o si fue presionada por su entorno. "Es una mujer muy fuerte, independiente y sabia que debería estar disfrutando el descubrimiento de su novela perdida", dijo la abogada a The New York Times. "En lugar de eso, está teniendo que defender su propia credibilidad y toma de decisiones", lamentó. Carter agregó que Lee está "extremadamente dolida" por las versiones que circulan en la prensa y que dicen que fue presionada por la editorial Harper Collins y que no puede responder por sí misma a cuestiones contractuales.

"No creo que haya estado de acuerdo", declaró, abonando esta teoría, la dueña de Court House Café, Janet Sawyer, al sitio AL.com. Además, la investigadora Wayne Flynt, que ha visitado de manera regular a la autora en las últimas semanas, aseguró que la noticia fue sorpresiva para su entorno. "No creo que ninguna de sus amigas más cercanas, y yo conozco a la mayor parte, estuviese al tanto".

Pero según Cynthia McMillan, una empleada de la residencia en la que vive Lee y que ha cuidado durante años a la anciana, la autora es perfectamente consciente y entiende lo que está pasando con la novela.

La controversia probablemente surge por la naturaleza curiosa de todo el asunto: Lee saltó del anonimato a la fama en 1960 a los 34 años con Matara unruiseñor, un libro que documentaba el racismo en el sur estadounidense, que le valió el Pulitzer, que fue adaptado al cine y que aún hoy es texto de estudio y clásico universal. Después se recluyó en Alabama por el resto de su vida. Go, set a watchman será su esperado regreso a la ficción con una tirada inicial de dos millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados