ARTE Y EXPOSICIONES

Unas fotos como espejos que evocan a los que no están

"Ausencias" de Gustavo Germano, hasta fin de mes en el CdF.

"Ausencias" de Gustavo Germano. Foto: Fernando Ponzetto
"Ausencias" de Gustavo Germano. Foto: Fernando Ponzetto
"Ausencias" de Gustavo Germano. Foto: Fernando Ponzetto
"Ausencias" de Gustavo Germano. Foto: Fernando Ponzetto
Germano en una muestra que vinculó lo político, lo social y lo artístico. Foto: F. Ponzetto
Germano en una muestra que vinculó lo político, lo social y lo artístico. Foto: F. Ponzetto

Soledad Sabino mira a la cámara, con las manos detrás de la espalda y el agua de fondo, y su mirada parece hablar. Al lado, otra imagen muestra la primera versión de esa postal desoladora: ella de bebé, en los brazos de su madre Ileana y de su padre Edmundo, en la única foto que se tomaron los tres, allá por 1977.

Esa construcción se repite con distintos protagonistas en la sala del primer piso del Centro de Fotografía, y le da forma a la pata uruguaya del proyecto Ausencias, que hace varios años viene desarrollando el fotógrafo argentino Gustavo Germano. La música de Gabo Ferro, que con su voz imponente hace "La primera noche del fantasma", termina de armar un contexto que por donde se mire, es duro.

Germano, que tiene un hermano desaparecido, empezó con Ausencias hace unos 10 años, con la intención de hacer una "contraoperación simbólica de representación de la desaparición forzada en el Cono Sur, que básicamente fue coordinada en el plan Cóndor", cuenta a El País.

Partiendo desde Argentina Germano, que hoy está radicado en Barcelona y antes de embarcarse en proyectos personales trabajó muchos años en prensa, fue extendiendo su mirada a otros países afectados por el Plan Cóndor y por eso hace una década se mantiene volcado a este proyecto, que ya recaló en Brasil y Colombia y que ahora para en Uruguay, contando a través de fotografías espejo las historias de familias locales que se sumaron a la convocatoria, y que contaban además con un material fotográfico con potencial.

"Eduardo está en el origen de todo", dice Germano sobre su hermano desaparecido y su vínculo con Ausencias, "pero una cosa que aprendimos con los familiares es a vernos como un conjunto, y por eso desde el primer momento estaba claro que no iba a ser una cuestión autorreferencial, solo familiar".

Ausencias se puede visitar hasta el sábado 26 de agosto en el primer piso del CdF (18 de Julio 885), de lunes a viernes de 10 a 19.30 y los sábados de 9.30 a 14.30, con entrada libre.

—Como familiar, ¿cómo te vinculás con este proyecto que se ha prolongado tanto?

—No sé. Por ahí pienso que lo puedo hacer y que lo hago bien, que logro controlarlo, manejarlo y que no deja de ser satisfactorio poder trabajar con otras realidades, conocerlas a fondo. Es un privilegio también llegar tan al fondo de las historias personales, de sus fotos, que ellos se expongan así. Porque ellos nos regalan estas fotos con una actitud que los obliga a poner el cuerpo. Y claro que me remueve, que es difícil porque nosotros no sólo trabajamos las fotos sino también las fotos.

Gustavo Germano. Foto: Fernando Ponzetto
Gustavo Germano. Foto: Fernando Ponzetto

























Ausentes que dejó la España de Franco.

Además de este proyecto fotográfico, Germano hizo otros dos que de alguna manera también tienen que ver con la ausencia, por la necesidad de abordar "otros métodos que aplica la dictadura para combatir a sus opositores". En ese marco están Distancias, que con el mismo mecanismo que Ausencias recupera la historia de los exiliados españoles por el triunfo fascista de 1939; y Búsquedas, que es sobre los niños sustraídos a sus padres desde el inicio del franquismo hasta la década de 1990 en España.

—¿Pensás seguir trabajando con retratos y derechos humanos, o apuntás a otra cosa?

—¿Qué puedo hacer? (Se ríe) Son los temas que me interesa hablar, y me interesa hacerlo en estos planos, donde todo tiene una maduración y no está la inmediatez de la realidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)