ARTE Y EXPOSICIONES

Una fiesta que no para de convocar

Más de 7.000 personas coparon Montevideo Comics.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carolina Trifoni fue la ganadora del concurso de Cosplay. Foto: Difusión

Como con los grandes superhéroes, no hubo enemigo que la venciera. Y ni el clima lluvioso o la final de la Champions League pudieron contra Montevideo Comics: miles de fanáticos de las historietas y afines repletaron el sábado y domingo el Auditorio Adela Reta con su colorida inventiva. Allí, lo distinto volvió a ser la norma.

Cientos de otaku (aficionados del manga y animé), fanáticos de películas y series animadas, lectores de comics y curiosos se pasearon por los cinco pisos del Adela Reta o participaron de las actividades en el Auditorio Nelly Goitiño. Muchos fueron disfrazados como su personaje favorito en un despliegue de inventiva que está buenísimo. Y todos aceptan gustosos sacarse fotos con sus creaciones. De los más solicitados fue un grupo de jóvenes que completaban el equipo de los X-Men.

En Montevideo Comics se respira tolerancia y aceptación, como comenta Marcelo Sánchez, director de Montevideo Comics. "No hubo incidentes, ni la necesidad de contratar personal de seguridad". Aunque para los organizadores lo que parecía más difícil era utilizar dos sedes, "pero respondió muy bien el equipo de gente con la que trabajamos y salió muy bien",.

Esta nueva edición superó las expectativas de los realizadores: más de 7.500 personas (entre entradas y menores asistentes) se conocieron y curiosearon las novedades nacionales e internacionales de las historietas, así como los demás eventos. Por momentos los pasillos estaban abarrotados y era difícil circular.

Montevideo Comics se ha transformado en un evento para toda la familia, ya que si bien los chicos tienen abundantes cosas para disfrutar (talleres, charlas y actividades varias), los adultos no tienen porqué quedarse esperando. Con el paso del tiempo, Montevideo Comics, que va por su edición número 14, se convirtió en un paseo familiar. Y hay muchos adultos que se suman a, por ejemplo, la invitación a ir disfrazados.

Según estima la organización, la estadía promedio no baja de las tres o cuatro horas "y eso nos gusta muchísimo, porque la gente comienza a descubrir un montón de cosas dentro de la convención", dice Sánchez.

Uno de los eventos más esperados fue el Concurso de Cosplay, donde los concursantes disfrazados debían impactar al jurado, para representar a Uruguay en la Yamoto Cosplay Cup, en Brasil. La ganadora de este año fue Carolina Trifoni, quien gracias a un elaborado disfraz de Sarah Kerrigan, la villana del videojuego StarCraft, logró la mayor ovación del público y mejor puntaje del jurado.

Hubo de todo y fue una fiesta repleta de héroes y villanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)