Martes de plástica

Experimento que se volvió una muestra impactante

El fotógrafo brasileño Paulo Coqueiro con No me mientas en el Centro de Fotografía

No me mientas, de Paulo Coqueiro
No me mientas, de Paulo Coqueiro

Mientras algunos artistas prefieren que las obras hablen por sí solas, hay otros que hacen del proceso la obra en sí. Es el caso del fotógrafo brasileño Paulo Coqueiro, que expone No me mientas en la sede del Centro de Fotografía de Montevideo, hasta el 8 de setiembre.

En esta muestra, Coqueiro comparte el relato final de un experimento social que llevó a cabo en su país natal.

No me mientas, de Paulo Coqueiro
No me mientas, de Paulo Coqueiro, en el Centro de Fotografía

Para esto, el artista hizo creer al entorno artístico de su país que existía Tito Ferraz, “famoso por su trayectoria fuera del país pero desconocido en su tierra natal”.

En esta virtualidad, Coqueiro se apoyó en los vínculos a través de redes sociales, principalmente Facebook, para que su personaje interactuara con otros miembros de la esfera artística brasileña. Lo que quería comprobar Coqueiro, era la fuerza, el poder, que tienen las imágenes para crear una aparente realidad. La validación de ese personaje terminó por darse cuando denunció la desaparición del disco duro de su computadora, donde estaban todas sus creaciones.

La exposición recorre este experimento con fotografías, documentos, recortes de periódicos y todos los elementos que fueron esenciales en ese proceso. Este trabajo hizo a Coqueiro merecedor del Premio Nacional de Fotografía Pierre Verger, en su país, y, efectivamente, es impactante lo que hace una imagen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)