LIBROS

Europa también se hizo a impulso de Medio Oriente

Se editó una novela ganadora del premio Goncourt.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mathías Enard es saludado como uno de los grandes novelistas de Francia. Foto: A. Colmegna

Mucho antes que las tensiones entre los franceses no musulmanes y los franceses musulmanes crecieran con los atentados de noviembre de 2015, el mundo islámico ya estaba presente en la literatura francesa de ese año como todo un símbolo de la poderosa influencia de Medio Oriente y África del Norte en el imaginario cultural francés.

Tres de la cuatro novelas finalistas ese año del prestigio premio Goncourt tuvieron que ver con el mundo árabe, por ejemplo. Y lo ganó Brújula, esta novela de Mathias Enard que acaba de ser editada en Uruguay y que habla precisamente de esa influencia.

Brújula está contada desde las reflexiones opiáceas de Franz Ritter, un musicólogo en la Viena actual, una ciudad en la que hace siglos las fuerzas occidentales rechazaron a los ejércitos otomanos. Al mirar atrás su vida y recordar a la mujer que amó —Sarah, una académica en temas de Medio Oriente— repasa sus visitas a Turquía, Siria, Líbano e Irán.

Esta elogiada novela es una suerte de enciclopedia de cómo el encuentro con Oriente cambió la pintura, la literatura y la música europeas. Hay discursos de cómo Franz Liszt se vio influenciado por los almuédanos (aquellos que convocan a los musulmanes a la oración); sobre los pintores orientalistas del siglo XIX francés; y el legado de Edward Said cuyo libro de 1978, Orientalismo, forjó una generación de estudios poscoloniales.

"Desde sus primeros libros, Mathias Enard ha demostrado ser un escritor, no el autor de un libro aislado. Es alguien curioso por el mundo, por otras lenguas, por otras culturas. Y es, ante todo, un verdadero erudito que pone su saber y su experiencia al servicio de su obra, donde siempre hay una búsqueda en términos de escritura", dijo la crítica literaria francesa Martine Laval citada por La Nación. Para ella, "Brújula es el mejor de sus libros por su construcción formal, aliento, ritmo, conocimientos. Todo ello sin olvidar al lector".

Enard —quien estuvo en Uruguay en 2013 y participó de mesas redondas con otros escritores franceses y uruguayos— es él mismo un académico de árabe y persa que enseña en Barcelona y vivió en Damasco y Teherán en la década de 1990. Una escena memorable en Brújula transcurre en el desierto en las afueras de Palmyra, Siria, donde un grupo de académicos y arqueólogos pasan una larga y fría noche alrededor de un fuego. En 2014, el Estado Islámico destrozó los antiquísimos templos del lugar.

"El libro tiene un tono melancólico porque es un nocturno vienés", dijo Enard a The New York Times cuando la edición del libro. "No soy especialmente nostálgico, pero hoy Medio Oriente está en llamas y, obviamente, hablar de Siria se convierte en una suerte de lamento porque la situación en Siria es absolutamente aterradora y cuando pensamos cómo era hace unos años y lo que podría haber sido, es triste".EN BASE A THE NEW YORK TIMES Y LA NACIÓN/GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)