HARPER LEE

Escritora genial con un solo libro

Falleció Harper Lee, autora de Matar a un ruiseñor.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Harper Lee rechazó cualquier contacto con la fama. Foto: Reuters

A Harper Lee le bastó un solo libro, Matar a un ruiseñor, para convertirse en una de las grandes escritoras estadounidenses. Gracias a esa novela Lee consiguió un premio Pulitzer y fama mundial, a lo que ella respondió con un hermetismo legendario y ningún otro libro. Ayer falleció a los 89 años en su ciudad natal de Monroeville, en Alabama.

Matar a un ruiseñor que expuso las injusticias raciales en el sur de Estados Unidos y de paso creó un personaje inolvidable —el abogado Atticus Finch— era la única obra de esta autora que le huía a la fama, hasta que en julio de 2015 editó sorpresivamente su segunda novela, Ve y pon un centinela, que se convirtió en todo un acontecimiento editorial mundial y rompió récords de ventas.

Era en realidad una especie de secuela de aquella obra maestra que bien podría haber sido originalmente un borrador. La edición de Ve y pon un centinela estuvo, por eso, rodeada de polémica. Igual lideró las ventas de libros en Estados Unidos en 2015, con 1,6 millones de copias vendidas.

Lee abandonó su pequeña ciudad natal en el rural sureste estadounidense en 1949 para ir a Nueva York y labrarse una carrera de escritora. También tuvo un papel clave en la investigación para otra gran novela estadounidense, escrita por Truman Capote, su amigo de la infancia. En 1959, la autora acompañó a Capote a Holcombe, Kansas, para trabajar en A Sangre Fría, el escalofriante relato documental del asesinato de una familia local.

En julio de 1960 se publicó su novela Matar a un ruiseñor, que inmediatamente se convirtió en un éxito de ventas y de crítica. La adaptación al cine de la novela (con Gregory Peck como Finch) se estrenó en Uruguay en diciembre de 1963 y, como en todo el mundo, fue un éxito de taquilla, lo que terminó de catapultar a la fama a su autora, que siempre le huyó a las cámaras y prefirió una vida austera y en familia.

Por décadas se pensó que la escritora nunca publicaría más relatos después de Matar a un ruiseñor, pero la aparición de Ve y pon un centinela en julio de 2015 fue un evento literario sorpresivo, que además conmocionó a los seguidores de la primera novela.

En el primer libro, Atticus Finch era el adorado padre de la joven protagonista y narradora Scout, y un abogado que noblemente, pero sin éxito, defendió a un hombre negro acusado injustamente de violar a una mujer blanca. Pero en este segundo libro, ambientado en la década de 1950, un Atticus con 20 años más muestra opiniones racistas que desilusionan a su hija ya adulta.

Lee escribió Ve y pon un centinela antes que Matar a un ruiseñor, pero a sugerencia de su editor lo dejó de lado para contar la historia del racismo en el sur de Estados Unidos en la década de 1930 desde el punto de vista de una niña.

Tras sufrir un accidente cardiovascular en 2007, Lee vivió sus últimos años en un hogar de ancianos. Su abogada dijo el año pasado que descubrió el manuscrito en 2014 al hacerse cargo de los temas legales de la escritora.

Algunos medios publicaron que el segundo libro fue descubierto en 2011 y no en el otoño de 2014, como anunció en su momento Harper Lee.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)