EL MÁS FAMOSO FOTÓGRAFO DE FAMOSOS

David LaChapelle fue un poco uruguayo por unas horas

El enorme artista norteamericano habló con el público en Sala Agadu.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mateando: LaChapelle junto al presidente de Agadu Alexis Buenseñor. Foto: Productora Hoboken

Con el notable artista plástico norteamericano David LaChapelle puede que suceda algo extraño. Al mirar su obra, sus cuadros puede que transmitan a veces cierta frialdad. Lo contrario sucede cuando se lo ve en persona, cuando tiene un mano a mano con el público.

El lunes pasado en Agadu el gran artista se prestó a dos actividades que en conjunto duraron más de tres horas. Un encuentro con la prensa y otro con el público lo mostró como un hombre sutil (eso sí se nota en sus cuadros), inteligente, al que le gusta pensar las respuestas y que no esquiva ningún tema.

Incluso el de Donald Trump. "Lo conozco como figura desde 1984, de Nueva York, y ya en aquel tiempo no me lo bancaba", dijo. "Y ahora no me interesaría en absoluto (trabajar con él): no lo soporto, y creo que no sería una buena experiencia para ninguno de los dos. En realidad me resulta un personaje bastante deprimente".

Y agregó: "El tema de Trump me resulta una pesadilla, y habitualmente trato de evitar las pesadillas. El planeta ya tiene demasiados horrores, ya es demasiado oscuro, y a mí me gusta optar por lo que me inspira", comentó, traductora mediante, este hombre que trabajó codo a codo con Andy Warhol, para luego desarrollar una carrera espectacular como fotógrafo y artista plástico, que lo llevó a fotografiar a algunos de los rostros más conocidos del mundo: Madonna, Britney Spears, Lady Gaga, y un larguísimo etcétera.

"Lo que tiene de bueno ser artista, es que uno puede elegir. Elegir por retratar lo luminoso, o el horror y lo terrible. Elegir por qué acera caminar. Y yo siempre recuerdo lo que decía mi madre: que caminara por el lado luminoso. Eso trato de hacer, y cuanto mayor me hago, más", remarca para explicar su distancia con Trump.

El carismático (y algo tímido) creador estuvo en Montevideo pocos días, y pese al escaso tiempo, le alcanzó para tener una buena impresión. "Han sido muy buenas mis primeras impresiones, me parece muy cálida la gente y estoy muy entusiasmado. En cuanto a la ciudad en sí, me hace acordar a algunas partes de Nueva York de cuando yo era jovencito. Tal vez ustedes no se den cuenta, viviendo acá, la diferencia que hay entre una ciudad hecha para el turista, y otra en la que la gente vive y trabaja, que es lo que yo siento en Montevideo. Me recuerda a cuando yo era chico y Nueva York no estaba movida exclusivamente por el dinero, sino que predominaba la gente que vivía y trabajaba allí".

Más en general, reconoció que los países de la región lo estimulan fuertemente por el carácter de su naturaleza. "Eso es lo que me inspira América Latina, y en especial, la selva amazónica. Lo que más me inspira es sacar fotos a la naturaleza pero que a la vez tengan algo de creativo, de nuevo", explicó, tomándose su tiempo para dar con la palabra justa, reír con el público y hasta cantar un poco, sin el menor sesgo de exhibicionismo.

"Latinoamérica tuvo para mí un papel muy importante: en mi infancia muchos chicos del barrio eran puertorriqueños, una cultura que a mí me encantaba. De chico me encantaba ir a México: una de las cosas que me encanta de América Latina, y que no quiero que suene a cliché, es esa cosa como romántica que tiene. Cuando me estoy yendo de unos de estos países, me pongo como emotivo. Creo que es por la calidez de la gente".

La hechura artesanal de impactantes imágenes.

La visita de LaChapelle a Uruguay fue organizada por Agadu, Fundación Unión y 212 Productions, y se enmarcó en la enorme exposición de su obra Diálogos imaginarios, que abarcó destacadas salas montevideanas. Su visita, agendada para junio pasado, se tuvo que postergar por asuntos de salud, y el pasado martes el artista se presentó en Agadu a saldar eso que quedó pendiente.

Aunque el foro que lo tuvo como protagonista se tituló El estímulo de la creación, la importancia del Derecho de autor en la era digital, LaChapelle señaló la distancia entre su obra y la fotografía digital. Y lo hizo a través de una larga serie de imágenes de su obra, que él fue comentando, analizando la complejidad que hay detrás de esas imágenes, creadas desde un concepto bien artesanal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados