Caro Pardíaco y Ezequiel Campa llegan a La Trastienda

Cuatro humoristas ácidos nacidos del underground porteño

Hoy (a las 21:00 que está agotada y a las 22:45) y mañana (a las 21.00) desembarcan en La Trastienda cuatro comediantes de la nueva camada de humoristas porteños. Julián Kartún, Julián Lucero y Félix Buenaventura harán Noche de Fresas hoy, y Ezequiel Campa interpretará un stand up mañana viernes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Julián Kartún, Julián Lucero y Félix Buenaventura hacen "Noche de Fresas".

Todos tuvieron sus inicios en el teatro "underground" bonaerense, aunque recientemente cobraron más notoriedad, gracias al éxito de ciclos televisivos como Cualca (Kartún y Lucero) y de Guapas (Campa).

El centro de Noche de Fresas, es Caro Pardíaco, un personaje que según su creador, Julián Kartún, "nació en Cualca, con nombre y con peluca, en 2012". Allí surgió en un sketch puntual, en el que hablaba en contra del aborto, pero después se fue quedando y tomando más protagonismo.

Caro Pardíaco es una chica de clase alta, conservadora y mimada, "pero no por elección propia, sino porque la criaron así", según Kartún. Muchas jóvenes, parecidas a ella, se sintieron identificadas con el personaje y se convirtió en un éxito en las redes sociales.

Sin embargo, Caro es un personaje que el actor interpreta desde hace años. Kartún recuerda jugar a ser esa cheta de Barrio Norte desde chico, cuando lo hacía para molestar a su hermana.

En el show Caro estará acompañada por dos comediantes, Félix Buenaventura y Julián Lucero, quienes se encuentran allí para animar una fiesta. Entre los tres tocaran temas de actualidad, mezclando la risa y la reflexión.

La propuesta de Campa, en cambio, es stand up puro y duro: se enfrentará al público acompañado solamente de un micrófono. Por eso, también tiene un carácter más personal e íntimo que el espectáculo que presentó anteriormente en Montevideo con Malena Pichot.

El humor del actor argentino puede ser considerado un tanto ácido, aunque para él no es un problema e intenta que el público no lo edite demasiado. Asegura que "es más ofensivo un chiste malo, que un buen chiste que hable del aborto".

Ese tono es parte de él y no lo ve como un personaje sino como un aspecto exagerado de sí mismo. "Son variaciones de uno mismo, es como poner la lupa en una parte de mí. Soy yo, pero no de forma completa", explica.

Campa, que visitó desde Estados Unidos a Chile haciendo stand up, asegura que ese humor escapa a las fronteras y más allá de alguna referencia, se entiende en todos lados.

"Hoy se achicaron mucho las fronteras, y si bien hay temas que son más de idiosincrasia, de actualidad o coyuntura local, hay otros que son los mismos de siempre", concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados