Novedades de plástica

La ciudad que cruzó al marqués con el artista

Jorge Migues charló con El País sobre su muestra en la Alianza Francesa

Jorge Migues
 Migues descubrió la historia del Marqués de Barberá y lo convirtió en su alter ego artístico

El último día que Jorge Migues estuvo en Barcelona llovió. No era cualquier último día, era el final de una estadía intensa y larga, en la que el artista y arquitecto uruguayo había estado en la ciudad española para formarse un poco más en talleres. Para él, tampoco era cualquier lluvia, porque con el brillo del agua, el edificio donde había vivido entre 2015 y 2016, se veía distinto: “El terracota parecía más fuerte, eso y la calle mojada me quedaron grabadas, será porque era la última vez que los veía”, recuerda el pintor. La calle, tampoco era cualquier una, era la calle del Marqués de Barberá y el edificio, ubicado en una esquina, se transformó primero en bocetos diarios de su estadía por allí, después, en un cuadro, “Lloviendo sobre el Marqués de Barberá”, que al poco tiempo vendió.

“Luego sentí que había entregado parte de una experiencia vital mía”, confiesa Migues, y cuenta que inmediatamente se compró un cuaderno en el que empezó a representar, en cada hoja, “un pequeño hecho plástico de la obra que había vendido”. Después se volvió una obsesión con la que no pudo parar, el cuaderno se convirtió en un libro de artista y en una exposición.

En la sala de exposiciones de la Alianza Francesa de Montevideo, el cuaderno es el protagonista. Está expuesto sobre una mesa, abierto, invitando a que el visitante se atreva a pasar sus hojas para conocer la historia. A su alrededor, en lienzos, algunos de grandes dimensiones, otros de formato medio, algunos al óleo, otros con pasteles, otros en barras de grafito, están las obras consecuentes, una explosión artística a partir del cuaderno.

En el proceso, Migues se preguntó quién era ese marqués, el de su calle en Barcelona. Para la historia española, fue figura de la Guerra de Sucesión. Para Migues, era un tipo de su edad, “que en el cenit de su vida pasó por unos procesos épicos muy duros. Una guerra, su Barcelona sitiada y estuvo preso”. Sin pasar por ninguna guerra, Migues en esos momentos, el artista tenía sus propios conflictos privados. “No se podían ni comparar”, dice, pero agrega que para él eran momentos complicados de su vida.

Entonces la calle se transformó en un diálogo entre esas dos vidas. Migues en el siglo XXI, el Marqués de Barberá en el 1700. “Era un juego divertido de alter ego. Él tenía su guerra allá, yo la mía acá, a 300 años de diferencia”, explica.

Migues se imaginó qué haría si fuera el marqués y qué haría el marqués a la inversa. Una especie de viaje del tiempo artístico, registrado en el libro, que en la mitad pasó del edificio a tener contenido histórico, retratos del marqués y su esposa y reflexiones.

Migues terminó el libro, le puso Mil lluvias sobre el Marqués de Barberá (título que también lleva la muestra), pero no quería cortar el vínculo. Necesitaba más charlas con el personaje, entonces empezó con los dibujos, después pasó a los pasteles y más tarde a los óleos, todos con una mezcla de expresionismo, abstracción y detalles figurativos, que aparecen sobre todo cuando invocan al protagonista.

Fuera cual fuera el soporte o la técnica, el artista sabía lo que quería plasmar. Era el ir y venir. Era el desgarro, el hundimiento, el espíritu de lucha. “Todas esas cosas se pueden de alguna manera asimilar a una guerra o a situaciones personales difíciles”, concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º