reconocimiento

Cerámicas que fueron críticas del ser humano

Dos valiosos ceramistas nombrados ciudadanos ilustres

Abbondanza y Silveira, dos artistas unidos por una obra fecunda y elogiada. Foto: F. Flores
Abbondanza y Silveira. Foto: Francisco Flores

Hoy a las 16.00 en la Junta Departamental de Montevideo recibirán el nombramiento de Ciudadano Ilustre los artistas plásticos Enrique Silveira y Jorge Abbondanza, por resolución de esa Junta, ratificada por el intendente Daniel Martínez el pasado 9 de abril. El nombramiento es el reconocimiento a esta dupla de creadores, que ha sobresalido en las artes plásticas uruguayas, tras una actividad de más de medio siglo, iniciada a fines de los años ’50.

“Este premio para nosotros significa asociarnos de manera más notoria, con una ciudad de árboles sanos y veredas rotas”, comentó a El País Abbondanza, cuya carrera periodística fue en paralelo a su labor como artista plástico, siendo una de las voces más lúcidas de la crítica de arte, cine y teatro del periodismo uruguayo, desde las páginas del diario El País.

Las obras de Silveira y Abbondanza han recogido la admiración no sólo en Uruguay, porque han podido ser expuestas en países como Alemania (Arte Contemporáneo del Uruguay, 1982), Brasil (Bienal de San Pablo, 1985), Argentina (Arte BA, 1992), Venezuela (Barro de América, 1992) y la por entonces aún Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (Galería Tretiakov, 1989). De la enjundiosa labor de ambos ceramistas destacan algunas piezas de gran valor, que hoy custodia el Museo Nacional de Artes Visuales, como Desarrollo del grito y Todo en orden, ambos conjuntos de piezas pequeñas y numerosas, de gran factura plástica y fuerte carácter expresivo. De hecho, la obra de estos ceramistas, que experimentaron mucho con diversos tipos de materiales, se fue tornando socialmente más comprometida en los años 60 y 70, con ejemplos que alcanzan un verdadero arte político.

“Yo era artista plástico de mañana, y periodista de tarde. La primera actividad se podría calificar más de trabajo manual, y la otra más de trabajo intelectual. Pero en uno y otro caso he tenido la fortuna de poder trabajar en lo que más me atrajo. En el periodismo, simplemente me dejé llevar por el placer de escribir”, reflexionó Abbondanza.

El periodista y ceramista señaló que el taller que llevó adelante junto a Silveria pasó por épocas variadas. “En algunas trabajábamos para exposiciones, o envíos al exterior, y hubo otras épocas en que trabajábamos una cerámica más comercial, que se vendía acá en el mercado montevideano. Era un poco en la línea de los ceramistas más veteranos de Inglaterra en la actualidad, que hacen lo que ellos llaman piezas individuales”.

Sus obras recorrieron un amplio espectro de la historia uruguaya, la que supieron reflejar en sus piezas de arte. Porque como ha señalado Olga Larnaudie, “si la experimentación exige coraje, sumado a la vitalidad imaginativa que los ha caracterizado, su obra fue derivando hacia un desplazamiento de denuncia social, política, local y global. En suma, una crítica a la situación humana”.

Cerámicas de la exposición Silveira y Abbondanza
Cerámicas de Silveira y Abbondanza
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º