HISTORIA

Se celebran los 180 años de la llegada de la fotografía a Uruguay

El 29 de febrero de 1840 está fechada la primera fotografía tomada en suelo uruguayo, y el Centro de Fotografía celebra el aniversario en el Cabildo de Montevideo

Una litografía de la primera fotografía tomada en Uruguay. Foto: Centro de Fotografía de Montevideo.
Una litografía de la primera fotografía tomada en Uruguay. Foto: CdF.

La fotografía celebra los 180 años de su llegada a Uruguay: el 29 de febrero de 1840 está fechada la primera fotografía tomada en suelo uruguayo. Aunque hoy sea un proceso tan naturalizado y esté al alcance de cualquier celular, la posibilidad de crear imágenes objetivas a través de un proceso mecánico cautivó a todo el mundo.

Aunque el acercamiento al proceso fotográfico data de siglos atrás (pasando por la cámara oscura), la presentación oficial del invento se realizó el 19 de agosto de 1839 en París. El Estado francés le compró los derechos de la invención del daguerrotipo (el primer procedimiento fotográfico anunciado en el mundo), pagándole una pensión vitalicia a sus creadores: Louis Daguerre y a los descendientes de Joseph Niépce. Luego, Francia liberó el invento para el uso público.

Apenas un mes después del histórico lanzamiento, una tripulación de alumnos y profesores franceses y belgas partieron desde Francia un buque escuela llamado L’Oriental. Su objetivo era tomar imágenes de distintas partes del mundo con el nuevo invento. La tripulación incluía al abate Louis Comte, quien fue el encargado de presentar el daguerrotipo en América del Sur.

La primera parada del buque fue en Brasil, donde a principios de enero de 1840 Comte tomó las primeras imágenes de Bahía y Río de Janeiro. A fines de febrero, la tripulación desembarcó en Montevideo para presentar el invento histórico. Así fue que en la mañana del 29 de febrero se realizó la primera demostración pública del uso del daguerrotipo.

El lugar elegido para este acontecimiento fue la planta alta del Cabildo de Montevideo, donde entonces sesionaban las Cámaras Legislativas. Esa mañana, Comte colocó el aparato en el balcón del lugar y tomó una fotografía de la fachada de la plaza y de la Iglesia Matriz.

Según describe el libro Fotografía en Uruguay, historia y sus usos sociales 1840-1930, para presenciar el acontecimiento “hubo un numeroso público”, que incluía varios parlamentarios y otras personalidades culturales del momento. Meses después, esa primera fotografía estuvo al alcance de los uruguayos cuando se publicó en El Talismán, un periódico de la época, a través de una litografía realizada por José Gielis (ver imagen principal). 

Entre las reacciones que recoge el libro recién nombrado, se destaca la reacción del periodista argentino Florencio Varela, quien a principios de marzo de 1840 publicó un artículo en el diario El correo donde celebraba ese acontecimiento. Varela definía al daguerrotipo como “una prodigiosa invención” que permitía conservar “aquellos purísimos contornos y aquella inimitable verdad de formas y de colores”. El argentino le agregaba entusiasmo al invento, añadiendo que lo que “se tuvo por un sueño de la imaginación, hasta que vino a ser en nuestros días una realidad gloriosa”.

Uruguay fue el segundo país de Latinoamérica en contar con aquella “prodigiosa invención” a la que se refería Varela. “L’Oriental no pudo atracar en Buenos Aires porque en ese momento se vivía el sitio francés e inglés, así que la fotografía llegó más tarde a Argentina”, explica Daniel Sosa, director del Centro de Fotografía de Montevideo (CdF). Luego, el buque partió a Chile pero Comte se quedó en Montevideo tras sufrir una enfermedad que le impidió viajar. El francés terminó radicándose en Uruguay y abrió un estudio fotográfico que ayudó a extender la tradición fotográfica.

Cuando se empezaron a abrir algunos estudios fotográficos en Montevideo el acceso a la fotografía estaba limitado a los sectores de mayor poder adquisitivo. El elevado precio de los materiales y la dificultad del proceso de revelado eran el problema. “Un daguerrotipo valía lo mismo que un campo chico”, explica Sosa. En un fragmento de Fotografía en Uruguay se relata que, en esa época, una imagen tomada por un daguerrotipo valía lo mismo que 10 días de trabajo de un albañil.

Fue a partir de 1859 cuando el acceso a la imagen se fue democratizando. El perfeccionamiento del proceso y la aparición de materiales menos costosos permitieron abaratar el acceso. Al igual que en el resto del mundo, este avance dio paso a que el retrato fotográfico esté al alcance de un público cada vez mayor a través de las llamadas tarjetas de visita.

La llegada de las cámaras Kodak en 1888, a cargo de un proceso simple y barato para tomar fotografías (“Tú pulsas el botón, nosotros nos encargamos del resto”, decía el eslogan de la época), terminó de democratizar el acceso. Así, el avance se acrecentó. El resto ya es historia.

celebración

El Centro de Fotografía de Montevideo celebra la fecha

Hoy, las 19.30, el Centro de Fotografía de Montevideo celebrará los 180 años de la llegada de la fotografía a Uruguay con un encuentro en el Cabildo de Montevideo (Juan Carlos Gómez 1362). Durante la jornada se recorrerá la historia de la fotografía en nuestro país con presentaciones, daguerrotipos, novedades de nuestro archivo, invitados y un mapping (realizado por estudiantes de las licenciaturas de Ingeniería Audiovisual y Artes Visuales de UCU) sobre la fachada del Cabildo. En el marco de esta celebración, el sábado a las 12.00 se inaugurará en la Fotogalería Ciudad Vieja, una exposición con las fotografías más representativas de estos 180 años de historia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados