LIBROS - GUILLERMO ZAPIOLA

Biografías de personas con nombres de calles

Desde su tapa y su título, Doctores - Tomo 2 de Lincoln Maiztegui Casas advierte que se trata de la segunda y, según anuncia el autor, última entrega de la serie iniciada con un libro anterior, Doctores, que incluía diecisiete breves semblanzas biográficas de uruguayos famosos. Esa serie siguió a otra, Caudillos, que también consta de dos tomos y que se ocupaba de otros personajes significativos de la historia uruguaya.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maiztegui: sus series sobre "Caudillos" y "Doctores" complementan su más ambiciosa "Orientales".

El propio Maiztegui aclara en el prólogo que en algunos casos no le resultó fácil decidir en cuál de las dos series incluir algunas de las biografías. Obviamente, las etiquetas provienen de la proverbial oposición entre "caudillos" y "doctores" que los clásicos manuales de historia nacional suelen manejar.

Pero esa oposición (entre el "hombre de acción" y "el hombre de ideas") es, por lo menos, una simplificación, por no decir que a veces es directamente engañosa.

En un extremo, es difícil discutir el liderazgo "caudillista" del doctor Luis Alberto de Herrera, que peleó con armas en la mano en un par de revoluciones antes de convertirse en el más importante "jefe civil" del Partido Nacional en la primera mitad del siglo XX. En el otro, un hombre como Bernardo Prudencio Berro, sin dudas uno de los dos o tres intelectuales más importantes del Uruguay del siglo XIX y que odiaba a los "caudillos", terminó muerto el mismo día que su adversario Venancio Flores, empuñando las armas contra su dictadura. Maiztegui aclara además en su prólogo que el título tampoco debe entenderse, en forma estricta, como referido a personajes que exhibieron un título universitario: varios de los biografiados no llegaron a recibirse, aunque la mayoría de ellos pasaron más o menos tiempo en la universidad. Lo que importa aquí es su aporte al mundo de las ideas que construyeron el Uruguay.

El procedimiento aplicado por Maiztegui es el mismo que ya empleara en sus dos tomos de Caudillos y en la Doctores anterior: biografías cortas (veintitrés en total), de unas ocho o diez páginas, en las que se destacan origen familiar, educación, obra, influencia y descendientes de cada uno de los personajes. Inevitablemente, a veces los artículos dejan cierto gusto a poco: casi cada uno de los personajes cuya trayectoria se recoge aquí merece en realidad un libro.

Pero el texto cumple con un fin inmediato cuya importancia no debe ignorarse: el del libro de referencia, que permite una búsqueda rápida y proporciona los datos fundamentales acerca de Carlos Anaya (¿alguien recuerda que fue tres veces presidente de la República?), el olvidado Alejandro Magariños Cervantes, Joaquín Requena, el primero de los varios Eduardo Acevedo, el romántico y contradictorio Juan Carlos Gómez, los hermanos Ramírez (José Pedro, Carlos María y Gonzalo), José Pedro Varela y su ignorado hermano Jacobo (que fue casi tan importante como el otro), o el enorme historiador Francisco Bauzá. Y el catálogo no se agota en el siglo XIX: llega hasta el XX, con Juan Andrés Ramírez, el fundamental Carlos Quijano y el original y polémico Vivián Trías. Cuando se ven calles con esos nombres más de uno se pregunta quiénes diablos fueron. Bueno, fueron gente importante. Este libro atrayente y de lectura fluida sirve para saber por lo menos algo sobre ellos.

doctores 2

Autor: Lincoln Maiz- tegui Casas. Editorial: Planeta S.A. Tema: Historia. Número de páginas: 240. Precio: $ 480. Impreso en Montevideo.

La tarde de los sucesos definitivos

Autor: Carlos Manuel Álvarez. Editorial: Criatura Editora. Precio: $ 320. Impreso en Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados