Juan Cano y la muestra Alma negra en la galería SOA

Con el alma entre Suecia y Uruguay

Hace más de 30 años que se fue de Uruguay, pero Juan Cano sigue sintiéndose parte del país y de su cultura. Y también se siente afortunado de poder sentirse parte de Suecia, donde vive.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nació acá, vive en Suecia y a partir de hoy expone, junto a otros, en galería SOA. Foto: D. Borrelli

"Totalmente. Existe en mí un vínculo entre ambas culturas que siempre alimenté y quiero seguir haciéndolo", dice este artista, que hoy inaugura junto a otros la muestra colectiva de arte gráfico Alma negra en la Galería SOA de Arte Contemporáneo (Constituyente y Blanes).

La muestra abarca los trabajos de once artistas en total. Hay cinco uruguayos y cinco suecos. Por Uruguay están Pedro Peralta, Bernardo Sire, Claudia Anselmi, Nicolás Puppo y Belén Stolarsky. De Suecia llegaron a Montevideo Emma Gunnarson, Vera Ohlsson, Jeannet Lindstedt, Sofi Hagman y Jan-Anders Hansson.

Entre esos dos grupos está el propio Cano, que ya ha realizado muestras en Uruguay y otros países y era conocido por la gente de Galería SOA. "Ellos vieron un video mío en YouTube, sobre una muestra en México para la cual hice la curaduría. De ahí nació el interés y la iniciativa para esta muestra", dijo Cano.

La idea principal de la exposición es mostrar en qué se encuentran las artes gráficas de ambos países en la actualidad, y cómo ese presente se relaciona con las respectivas tradiciones. "Sí, lo importante es mostrar qué se está haciendo hoy en ambos países en materia de artes gráficas, las técnicas empleadas y los estilo representativos del presente. La idea de contemporaneidad, de lo actual y moderno, es esencial en Alma negra", dice Cano.

Pero además, se trata de desarrollar ante el público uruguayo la idea sueca de las "asociaciones de arte" que existe en ese país, para ver si esa noción puede echar raíces en Uruguay.

"En Suecia existe una larga tradición —de aproximadamente un siglo— de aprendizaje y transmisión de conocimientos a cargo de organizaciones populares. Y el arte forma parte de eso también. Las asociaciones de arte, por un lado, acercan el arte a la gente a través de muestras que los artistas llevan a los lugares de trabajo, con el fin de lograr que los trabajadores tengan un contacto cotidiano y variado con las obras, porque las muestras van rotando periódicamente. Por otra parte, como se trata de muestras organizadas y realizadas por los propios artistas asociados, se fomenta no sólo el contacto entre los realizadores sino también el contacto directo con el público, que puede ofertar por las obras que le interesan", explica Cano, que agrega que como no hay intermediarios entre artistas y público, las obras de arte tienen un precio más accesible. "Las ventajas se extienden a los artistas y al público en general, tanto desde el punto de vista económico como para fomentar y cultivar una sensibilidad hacia el arte en un amplio sector de la población".

Sobre esos temas es que Cano y sus colegas hablarán en la charla que llevarán a cabo en la galería: mostrar sus obras y explicar los alcances y posibilidades del tradicional modelo sueco para organizar y difundir el trabajo de artistas gráficos y plásticos.

Cano desarrolla su arte en un taller de artes gráficas en Malmö, la ciudad más grande de la zona de Escania, famosa entre otras cosas por los libros del investigador policial Kurt Wallander, del recientemente fallecido escritor Henning Mankell.

A ese taller se accede luego de aprobar unas pruebas de elevada exigencia, algo que Cano logró hace algo más de 20 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)