MONTE CARLO Y UN FICHAJE ARGENTINO

Una apuesta con éxitos probados en dos orillas

Gustavo Yankelevich al frente de la programación de Canal 4.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gustavo Yankelevich realizó una visita para conocer las locaciones. Foto: A. Colmegna

Monte Carlo TV tiene un año con varias novedades en su programación. Hace unas semanas, sorpresivamente llegó una conductora femenina para Telenoche 4, Karina Dalmás, que venía de CNN y ahora acompaña a Daniel Castro al frente del informativo central

Y ayer se anunció que la gerencia de programación —que hasta el momento era responsabilidad de Carlos Novaro— pasa a manos de la productora RGB Entertaiment, propiedad de Gustavo Yankelevich, uno de los grandes nombres de la televisión argentina de los últimos 30 años.

Ayer Yankelevich dio una recorrida donde conoció los estudios del canal y conversó con la prensa.

El cargo de gerente de programación le sienta bien a Yankelevich. Es parte de una familia dedicada a los medios en Argentina desde la década de 1920: es nieto de Jaime Yankelevich (pionero de los medios argentinos, dueño de Radio Belgrano) e hijo de Samuel quien fuera director de Canal 9.

Entre 1988 y 1999 fue director de Telefé, un cargo desde el que aportó programas exitosos e históricos: Grande Pá, Videomatch, Jugate conmigo,Cebollitas, La familia Benvenuto y Mi cuñado, todos repetidos en Uruguay por Canal 4. Estuvo casado con Cris Morena, con quien tuvo dos hijos: la fallecida Romina Yan y Tomás Yankelevich, actual director de programación de Telefé.

En 2000, Yankelevich RGB Entertainment junto a Victor González, una productora que crea, produce y comercializa contenido. Entre sus éxitos se encuentran Floricienta, Chiquititas y Casi ángeles, además de reality shows como Popstars (donde nacieron las bandas juveniles Bandana y Mambrú), telenovelas y programas de entretenimiento.

Si bien Yankelevich es el responsable de RGB Entertainment, permanecerá en Argentina, coordinando desde allí las operaciones junto a Mercedes Guinle, quien se desempeñará en forma permanente como la gerente de programación en Uruguay.

En charla con El País, Yankelevich reconoció que los cambios que aspira para el canal no serán súbitos, ya que "la programación no es algo que se modifique de manera brusca así que que los cambios no se darán de la noche a la mañana".

Sí adelantó que ya se empezarán a ver cambios pero los más notorios serán el año que viene. Su intención, dice, es posicionar la producción de calidad en el canal de calle Paraguay. Esa es una de las carencias que más se le ha hecho notar a Monte Carlo.

Para ser programador de una canal, dice Yankelevich, "hay que mirar mucha televisión —aunque no estar todo el día frente a ella— para lograr saber qué sucede en otros canales y también es necesario tener las antenitas levantadas, una especie de sexto sentido, que permite distinguir qué programas pueden resultar buenos y qué contenido puede enganchar a la audiencia para que responda viéndolo"

Aunque este "sexto sentido" puede fallar a veces, asegura: se puede tener un elenco excelente, una historia magnífica y una buena producción, y la audiencia puede no responder como se espera. Como sucedió en la vecina orilla con la serie diaria Entre caníbales que debió reducir la cantidad de capítulos por la baja audiencia. Aunque Yankelevich destaca que cuando el pasado domingo Joaquín Furriel y Natalia Oreiro se llevaron el Martín Fierro por sus labores actorales en esta ficción diaria, agradecieron haber podido formar parte de esa excelente producción.

También habló sobre cómo las novelas y demás programas de Argentina repercuten en nuestro país. Es una máxima de la televisión rioplatense: lo que funciona en Uruguay, funciona en Argentina y lo que es exitoso en Argentina, lo es en Uruguay.

No obstante, las telenovelas con mayor audiencia de este año (y el pasado también), son turcas; Canal 4 tiene dos en pantalla, El secreto de Feriha y El Sultán. Para Yankelevich eso se debe a que la gente ve un tipo de escenografía distinto, paisajes y exteriores que no había visto antes, y eso a la gente la enganchó.

Igual coloca sus fichas al próximo estreno local de Educando a Nina, con Griselda Siciliani como protagonista, que será el primer gran estreno de esta nueva gerencia de programación importada por Canal 4.

Uno de sus sueños se hizo realidad y otro no.

Gustavo Yankelevich soñaba desde antes de ser programador de la grilla de Telefé, con producir a Alberto Olmedo. Recuerda que iba a las grabaciones de sus programas y se divertía. Tal vez la historia hubiese sido otra si Olmedo hubiese trabajado con Yankelevich, pero eso ya no lo sabremos. La otra persona que Yankelevich quería producir, era Susana Giménez. Por lo que cuando tuvo la posibilidad, produjo la obra de teatro Piel de Judas, que se convirtió en un éxito de audiencia en calle Corrientes. Recuerda la anécdota que un sábado había doble función y ella estaba afónica. Al finalizar la primera función Yankelevich se acercó y le dijo que mejor cancelaran la segunda función, pero ella le respondió que de ninguna manera, porque había mujeres que la estaban esperando, que habían ido a la peluquería, se habían arreglado y estaban allí para verla, y que ella no quería decepcionarlas, por lo que no se canceló la función. También asegura que Susana no es ninguna tonta y sabe que tiene un mayor acercamiento con la audiencia y genera empatía cuando comenta cosas sin filtro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)