TELEVISIÓN

Un actor todoterreno que tiene una sitcom

Con el argentino Carlos Belloso, protagonista de Vigilantes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Belloso protagonizará este sitcom que se estrenará el 19 de septiembre. Foto: Difusión

En septiembre, una nueva sitcom argentina promete humor con perfil propio, y tiene como protagonista al destacado intérprete Carlos Belloso, un artista al que casi no le queda género por recorrer. Se llama Vigilantes e irá por el canal TBS que está en el básico de Direct TV.

"Esto es una sitcom, pero al mismo tiempo es una intriga extraña, poco común, que juega con un tipo de humor muy de gags, con una trama oscura, en el mejor sentido. Se va del humor negro a algo mucho más inocente, inocencia que después parece traer como una represalia", contó Belloso, un actor inquieto, agudo, cara conocida de la televsión, que ha trabajado para Pol-Ka en producciones exitosas como Campeones de la vida (1999), Sos mi vida (2006) y Los Únicos (2011).

Vigilantes plantea la situación de dos personas que están compitiendo para un cargo en una empresa de vigilancia, donde el trabajo es bastante raro: tienen que supervisar a distancia la conducta de taximetristas, por medio de monitores. "Eso ya podría ser desopilante, pero a la vez todo eso oculta un experimento psicológico sobre esos dos individuos, que no saben nada de ese asunto. Ni yo, que hago del jefe de ellos, sé lo que hay oculto, cuál es el límite, el extremo de ese experimento".

"Además hay monitores que transmiten esos viajes de los taximetristas, cosa poco común de ver, y como se sabe, entre los taximetristas uno puede encontrar de todo. Dentro de un taxi pueden pasar muchas cosas, y acá se trabajó con un elenco sustancioso, en el que reconocidos actores hacen pequeñas intervenciones", indica Belloso.

"Este tipo de humor a mí me gusta mucho porque me permite ir y venir por distintas actuaciones; porque mi personaje, Lombardi, es un jefe muy bipolar, que a veces está bien con uno y mal con otro, o mal con todos. Eso permite entrar y salir, tener reacciones bien contradictorias, pero justificadas desde la verdad del argumento".

No es la primera vez que Belloso se enfrenta a un personaje fuera de sí. Por el contrario, su perfil intenso lo hace ideal a la hora de elegir alguien para ese tipo de rol. "La locura tiene varias facetas, una es esa de la comedia, que a mí me encanta. Tiene que ver con esos personajes que los ves por la calle y te reís nomás de verlos, porque expresan como una contradicción. Pero en otros trabajos, como Sol negro, profundicé en otros campos de la locura, y tuve que hacer una locura más profunda, más vinculada con la angustia. En el caso de Vigilantes, tiene mucho de disparatado. Es como ponerle mucha risa a Vigilar y castigar, de Foucault", reflexiona el artista.

"Me gusta hacer personajes que vayan al límite de las posibilidades, y en esta comedia pongo mucho el cuerpo, que es esa parte frenética, que me viene de haber empezado en el teatro. Si tengo que hacer un salto mortal sobre una mesa, lo puedo llegar a hacer", afirma, agregando con orgullo que ha recorrido todo el arco de la interpretación, desde el under a compartir elenco con Alfredo Alcón en La tempestad, pasando por telenovelas, miniseries y demás. "Con Alcón nos divertíamos mucho. Yo pensaba encontrarme con una persona seria, compuesta, y me encontré con un compañero de elenco muy divertido, que contaba chistes antes de salir al escenario. Y eso a veces vale más que un consejo directo".

En el otro extremo estético se ubica el mítico Parakultural. "Era un lugar genial, en mis inicios. Era descubrir todo lo nuevo, en un sitio que justamente dejaba descubrir cosas nuevas. En los 80 en Buenos Aires había mucha solemnidad en el teatro, y allí se abrió toda una experimentación sobre lenguajes nuevos. Y además, estaba entre los mejores actores: Urdapilleta, Tortonese, Batato Barea.

El vínculo con Uruguay.

"Siempre me acuerdo cuando vinimos a Montevideo, a AFE, en el Festival de Teatro Off. Lo recuerdo con mucho cariño: los camarines eran en los vagones de tren, y el escenario, emplazado en ese lugar hermoso", dice Belloso. "También con Los Melli actuamos en el Polonio. Yo salgo poco de gira, pero siempre pienso en venir a Uruguay porque es un lugar donde siempre hay gente que quiere ver buen teatro". Los Melli vinieron bastante a Uruguay en la década de 1990 y se convirtieron en una figura repetida en el circuito underground montevideano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)